Público
Público

"Habría que suprimir los ministerios que invaden competencias"

Venció por la mínima Guillerme Vázquez (Pontevedra, 1952) con el respaldo de la Unión do Povo Galego, partido mayoritario de la formación frentista, que repite como portavoz nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La militancia nacionalista se movilizó en masa hace tres semanas para decidir su futuro después de años de paulatino retroceso electoral. Venció por la mínima Guillerme Vázquez (Pontevedra, 1952) con el respaldo de la Unión do Povo Galego, partido mayoritario de la formación frentista, que repite como portavoz nacional. Sin embargo, no será él, sino Francisco Jorquera, diputado en el Congreso, el candidato del BNG a la Presidencia de la Xunta. Vázquez repasa la situación política, pero evita responder sobre la crisis interna del Bloque, del que acaba de marcharse su figura histórica más emblemática, Xosé Manuel Beiras, después de que su alternativa saliese derrotada en la última asamblea nacionalista (el equivalente del congreso en un partido).

Acusan a la Xunta del PP de practicar una 'política nefasta' basada en los recortes. Si se trata de reducir el déficit y ajustar el gasto, ¿qué recortarían ustedes?

«Si hay adelanto electoral será para que no se visualice aún más el fracaso de Feijóo»

Hay mucho margen en la reducción del gasto burocrático, antisocial e improductivo. Con el PP en la Xunta se ha incrementado el gasto corriente. El BNG reclama la paralización de la construcción de los edificios pendientes de la Cidade da Cultura [macroproyecto arquitectónico en Santiago, concebido por Fraga], por ejemplo. En el conjunto del Estado hay que suprimir las diputaciones y los ministerios que invaden las competencias económicas exclusivas como los de Educación o Sanidad y es preciso reducir drásticamente el gasto militar, así como las ayudas a la Iglesia.

Durante la campaña de las pasadas generales el Bloque se presentaba como 'dique' contra la mayoría absoluta del PP.

El BNG no es que sea dique de contención, es la única alternativa a las políticas antisociales y antigallegas del PP.

«No aceptar lo que han decidido los afiliados en la asamblea es hacer trampas»

En Galicia, sueldos y pensiones se encuentran entre los más bajos de todo el Estado mientras se acelera la destrucción de empleo. ¿Cómo va a influir la reforma laboral?

Las reformas laborales practicadas hasta el momento no han contribuido a la generación de empleo. Todo lo contrario. Con ellas, al abaratar los despidos, lo que han hecho es contribuir al aumento del paro. La única forma de invertir la tendencia en Galicia pasa por apostar por los sectores productivos y por mejorar la deficiente financiación de la comunidad autónoma, aprobada en la legislatura anterior por el Gobierno del PSOE con el apoyo tácito de la Xunta de Galicia.

Francisco Álvarez-Cascos ha convocado elecciones anticipadas en Asturias; algunos sectores en el PP reclaman también un adelanto electoral en Galicia. ¿Piensa que habrá comicios este año?

«La exteriorización de las discrepancias no nos ayuda a recuperar confianza social»

El escenario es completamente distinto en un caso y en otro. Alberto Núñez Feijóo no ha tenido problema ninguno durante toda la legislatura para impulsar las medidas que ha querido, aunque no se sabe muy bien lo que ha hecho. Si se materializa el adelanto electoral será por interés político exclu-sivamente, no por necesidad; sería para que no se visualice aún más su fracaso ahora que no tiene el recurso de culpar al Gobierno de Madrid.

La nueva legislación sobre el aborto que proyecta el Ejecutivo significará una vuelta a la ley de plazos frente a la de supuestos en vigor: ¿Qué le parece?

Es un ataque intolerable a los derechos más elementales de las mujeres y es una demostración del carácter sectario, derechista y confesional de este Gobierno.

Los cambios en materia educativa también van perfilándose. El ministro José Ignacio Wert ha anunciado que se suprimirá la asignatura de Educación para la Ciudadanía; se han modificado los temarios de las oposiciones...

Una vez más son medidas que responden al sectarismo ideológico de un partido que en lo que se refiere a las creencias es tremendamente conservador y que se encuentra en deuda con aquellos sectores más reaccionarios de la Iglesia católica.

En clave interna. ¿Cómo debemos entender los resultados de la asamblea nacional del BNG que forzaron a celebrar una segunda vuelta para designarlo como portavoz nacional?

Son el resultado del pensamiento plural que existe en el Bloque. Siempre ha sido así, plural, distinto. Celebramos una asamblea en la que se debatieron textos, tesis y proyectos diferentes que sirvieron para que los afiliados que quisieron participar, se pronunciaran. La decisión ya está tomada. A partir de ahora toca sacar adelante los principios recogidos en las tesis del BNG.

¿Está el Bloque más dividido que nunca?

Hemos celebrado una asamblea que resultó una lección de democracia para cualquiera. La participación fue altísima y tomamos distintas decisiones de forma libre; en estos momentos yo soy BNG y creo que todos los participantes somos BNG. Ese es el espíritu por el que siempre he trabajado y por el que seguiré trabajando.

¿No habrá cambio de rumbo?

¡Lo que había que cambiar ya se decidió en la asamblea! El conjunto de la afiliación ha decidido el rumbo. Si no aceptamos esto no sé porqué decimos que la asamblea es el órgano de toma de decisiones. Si andamos cambiando las cosas ahora estaríamos invalidando la palabra de los afiliados y eso no me cabe en la cabeza. Verlo de otra manera es hacer trampas, con independencia de que haya gente a la que le guste más o menos el resultado. Son las reglas del juego. Lo que puedo decir es que yo trabajaré por conseguir un BNG que, siendo plural, esté unido; cabemos todos si nos mantenemos fieles a la decisión adoptada por la afiliación, pero no puedo responder por lo que vayan a hacer otros compañeros, que actuarán con total libertad. Yo ya anuncié durante la preasamblea que con independencia del resultado yo seguiría en el Bloque.

¿El BNG ya no es la 'casa común' del galleguismo?

Esa afirmación forma parte de una interpretación libre de alguien en la que no pienso entrar. El BNG, desde el nacionalismo de izquierdas, es la casa común de los nacionalistas que están en el proyecto de conseguir una Galicia más libre, más justa y con un modelo social y económico diferente del que nos está poniendo sobre la mesa la derecha que nos gobierna.

¿Temen perder militantes?

No le temo a nada. Creo en la libertad individual de decidir en función de unas ideas y lo respetaré siempre. Sin menospreciar a nadie, que no se me malinterprete, en el Bloque se milita de forma voluntaria, por lo que siempre habrá gente que pueda abandonar nuestras filas y otra que vendrá. Lo tomo con naturalidad.

Las disputas internas, ¿les hacen perder votos?

Creo que sí. La perpetuación del debate, la exteriorización continua de la discrepancia no es un factor que nos ayude a recuperar confianza social. Pasada la asamblea, desde la pluralidad y la unidad es hora de trabajar por nuestra nación. La función de un grupo político es estar activo y trabajar para resolver los problemas de la gente.