Público
Público

Hallados siete cuerpos en una fosa de Aranda

La Asociación para la Memoria denuncia la ausencia de jueces en las exhumaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica encontró siete cuerpos en una fosa común en el término municipal de Aranda de Duero (Burgos). Fue el octavo de los prisioneros de la Guardia Civil, Sixto Adrián, el que logró escapar del fusilamiento de 1936, permaneciendo escondido durante siete años en el monte y gracias al cual el pueblo conocía donde habían enterrado a sus compañeros.

Aunque a media tarde se interrumpieron los trabajos de exhumación, la asociación no prevé encontrar más cadáveres en esa fosa. Por contra, sí aspira a hacerlo en otras tres más que están situadas en una finca a 20 metros de la fosa y cuyos dueños, la familia Cremades, propietaria de Bodegas Prado Rey, no acceden a permitir el paso a los expertos, según explicó a Público José Ignacio Casado, coordinador de la Asociación.

A pesar de ello, miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica accedieron a la finca recientemente y hallaron restos de cadáveres. Pusieron los hechos en conocimiento del Juzgado de Instrucción de Aranda, pero aún no han recibido respuesta. Esta circunstancia se viene repitiendo con el Juzgado de la localidad burgalesa, que no atiende a los requerimientos de la asociación para que se persone en las exhumaciones un magistrado y abra las diligencias oportunas, como debe ocurrir siempre que se encuentra un cadáver y más si las muertes tuvieron una causa violenta.

La asociación no prevé encontrar más cadáveres en esa fosa

Para explicar la negativa de la familia Cremades a permitir las exhumaciones en sus terrenos, Casado alega motivos ideológicos. 'Están escorados a la derecha, son franquistas', dijo. En cuanto al juez de Aranda, Casado recurre al 'aviso a navegantes' que a su entender se ha producido al apartar al magistrado Baltasar Garzón de la Audiencia Nacional por investigar los crímenes del franquismo e impulsar la recuperación de cadáveres de las fosas comunes de la Guerra Civil y la dictadura.

Los trabajos de exhumación en Aranda de Duero han sido realizados por la sociedad Aranzadi y dirigidos por el profesor de Medicina Forense Francisco Etxeberria.

Por la tarde, el Ayuntamiento de Gumiel de Mercado, también en Burgos, acogió un homenaje a veinte asesinados en aquellos años por motivos políticos. Los restos ya han sido identificados y serán enterrados en un panteón en el cementerio de la localidad, de la que eran originarios 18 de ellos. Los otros dos procedían de La Aguilera, próxima a Gumiel.