Público
Público

La hambruna azotará Somalia al menos otros cuatro meses

Un informe señala que la catástrofe persistirá hasta las cosechas de enero y febrero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La hambruna persistirá en Somalia, al menos, hasta que concluyan las cosechas de enero y febrero del próximo año. A partir de ahí se producirá una leve mejoría que sacará a las peores zonas de la actual situación de catástrofe, si bien apenas pasarían al escalón inmediatamente inferior de emergencia alimentaria, a años luz de una situación de normalidad. Así lo advierte un informe de la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET, por sus siglas en inglés), una organización que trabaja junto a la agencia de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Este es el escenario según las estimaciones climáticas; las otras, las políticas y militares, podrían echar por tierra cualquier esperanza de que la situación mejore a medio plazo. Aunque ocurran las citadas previsiones, si persiste el bloqueo de Al Shabab a la ayuda humanitaria y continúa la ofensiva militar de Kenia al sur de Somalia, 'la hambruna reemergería durante 2012'.

Fuentes de la FEWS NET alertan de que 'es muy probable que más zonas sean declaradas en hambruna en las próximas semanas. No es probable, sin embargo, que se extienda a otros países (como Etiopía, Kenia o Yibouti) debido a la ayuda que están recibiendo'.

El hecho de que la hambruna va a persistir hasta enero y febrero se debe a una combinación de factores: 'Los elevados precios de la comida, la baja producción agrícola de 2011 y las amplias brechas en la acción humanitaria debido a las restricciones fijadas en esas zonas del sur de Somalia por Al Shabab'.

Un organismo alerta de que es probable que suba el número de zonas afectadas

Aunque se produzcan las mejoras a partir de febrero, el informe advierte de que 'continuarán los elevados precios del cereal y la inadecuada respuesta humanitaria mientras que la población somalí tendrá que vender parte de estas cosechas para pagar deudas contraídas por la sequía actual'.

Las esperanzas de que la situación se resuelva durante el año que viene dependerá del resultado de la estación de lluvias principal, entre abril y junio de 2012, y de la que dependen las cosechas que se recogen en junio y julio. Las previsiones de FEWS NET, de momento, no son muy halagüeñas.

'Aunque son todavía muy incipientes, estas apuntan a que lo más probable es que las precipitaciones estén por debajo de la media, en parte debido a la reemergencia del fenómeno La Niña, señala el informe. La correspondiente producción de cosechas estaría también por debajo de los niveles medios, por lo que la recuperación se frenaría.

En cuanto a La Niña, la Organización Meteorológica Mundial (WMO, en inglés) no tiene buenas noticias. Cuando este fenómeno emerge genera episodios de intensas lluvias en el Asia Oriental y en Oceanía, mientras que en el este de África causa sequías. Según la última previsión de la WMO, con fecha del pasado septiembre, 'aunque a finales de mayo de 2011 La Niña se disipó, el enfriamiento de las aguas del Pacífico en las últimas semanas sugieren su posible retorno este mismo año'.

La hambruna también está golpeando la capital económica de Al Shabab, la ciudad portuaria de Kismayo, al sur de Somalia, y donde el Ejército somalí sitúa a las dos cooperantes españolas de Médicos Sin Fronteras secuestradas el pasado 13 de octubre en los campamentos de refugiados keniatas de Dadaab.

La esperanza se centra en la estación de lluvias de abril a junio de 2012

Una significativa población de desplazados internos ha llegado a Kismayo, donde los niveles de crisis alimentaria entre la población local se están deteriorando. 'Tanto en Kismayo como en Mogadiscio, los niveles de malnutrición aguda superan el 20%', detalla el informe.

En cuanto a la capital del país, Mogadiscio, tras las lluvias de abril a junio la población de desplazados en la ciudad y en el corredor de Afgoye se estima en 910.000 personas, de las que 80.000 son desplazados de este año. De ellos, 260.000 están en situación de hambruna. 'Algunos de los niveles más extremos de malnutrición y mortalidad en Somalia se dan entre esa población', concluye FEWS NET.