Público
Público

"Hasta la gasolinera está en llamas"

En El Aaiún la situación es tensa tras el asalto de las fuerzas de seguridad marroquíes al campamento de protesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Estamos en peligro', explica atropelladamente Hmetou vía Skype desde El Aaiún, 'hasta la gasolinera está en llamas'. Las fuerzas militares marroquíes han atacado a la población, han quemado jaimas y han bloqueado las entradas al campamento de Gdeim Izik. Las llamas se puede divisar a cinco kilómetros fuera del asentamiento y en estos momentos una gran parte sigue ardiendo. Desde el campamento ya se habla de muertos, entre ellos 'mujeres y ancianos'.

El ataque comenzó a las 6.45 de la madrugada, las fuerzas militares prendieron fuego a las jaimas y arrestaron a los jóvenes. Los saharauis lo han descrito como 'un infierno' y aseguran que 'tienen serios problemas'. A las 7 de la madrugada la policía paró los autobuses de transporte de personal de la compañía Fosbocraa, que se dirigían a la zona de minas de fosfato de Bucraa, y los confiscó para transportar a los saharauis del campamento a El Aaiún.

El bloqueó a la ciudad, a pocos kilómetros del campamento, comenzó unas horas más tarde. A un conductor, que salió de Tam Tam a la 5 de la mañana, le han advertido que tendría que esperar para entrar en El Aaiún hasta el mediodía o la tarde. 'Ahora no se puede viajar', dice Hmetou. La policía está cerrando todas las entradas de acceso a la ciudad, las ambulancias no cesan de pasar camino del hospital y los trabajadores y estudiantes abandonan los puestos laborales y colegios para regresar a sus casas.

La situación en el Aaiún es 'peligrosa', advierte un miembro de una asociacion saharaui de derechos humanos: 'No se debe salir a la calle, han mandado a los trabajadores de vuelta a casa, tiran piedras y hay fuego'.

Este es el telón de fondo de la tercera reunión informal entre Marruecos y el Polisario, que se celebrará en unas horas en Nueva York.

En El Aaiún se habla de al menos siete muertos saharauis y un policía marroquí calcinado. Hasta el momento, se ha podido identificar a uno de los fallecidos en la avenida Smara de El Aaiún. Se trata de Babi El Gargar, de 36 años, casado y con dos hijos, que vivía con su familia en el barrio Maatalah, según informaciones de El Aaiún,

En las calles de El Aaiún reina el alboroto y los disturbios no cesan. 'Los jóvenes están muy enfadados, son menores de edad, y están en la calle quemando todo'. Los coches del Estado están calcinados y también ha sido dañado el Tribunal de Segunda Instancia. La población se mantiene encerrada en el interior de las casas a la espera de que paren los enfrentamientos entre los jóvenes y la policía.

Todo comenzó esta mañana, con los rumores de una intervención militar al campamento de Gdim Izik. La gente en El Aaiún comenzó a agitarse y preocuparse por su familiares. 'Entonces decidimos ir a ver cómo estaban nuestras gentes', explica un saharaui desde el Aaiún. Y en el primer control de policía ya se encontraron una fila de antidisturbios que les impedían el paso. 'Eran muchos, uno pegado a otro y a otro', ataviados con 'armas y fusiles lacrimógenos' dispararon a los ciudadanos, que comenzaron a hacer pequeñas barricadas en defensa a los ataques de la fuerzas de seguridad. A las 8 de la mañana la policía ya había bloqueado la carretera a Smara para que la población de El Aaiún no tuviera acceso a los familiares que venían del campamento.

Por su parte, el Gobierno no ha hecho ningún comunicado, pero la agencia de noticias estatal MAP, esta mañana confirmaba la intervención de la Gendarmería Real y de las Fuerzas auxiliares y el arresto de 'elementos que amenazaban a las personas que se encontraban en el campo de Gdeim Izik'.