Público
Público

"Hay un peligro de desaparición de las cajas"

El secretario general de la Federación de Servicios de UGT no está nada satisfecho con el cariz que está tomando el sector de cajas de ahorros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No está nada satisfecho con el cariz que está tomando el sector de cajas de ahorros. Constata que se está produciendo una gran revolución, pero no cree que se esté haciendo con las fórmulas más adecuadas ni para las cajas ni para sus empleados. A su juicio, con los nuevos modelos que se pueden adoptar, el sector se va a desnaturalizar.

¿Hacia dónde cree que van las cajas con esta nueva legislación?

Estamos viendo un peligro claro de desaparición de las cajas tal y como las entendemos en este momento. Con los SIP [sistemas institucionales de protección] y el resto de modelos se abre un camino para que las cajas se conviertan en bancos. Además, nadie va a impedir que los bancos vayan a las ampliaciones de capital de estas sociedades y acaben siendo los propietarios de las cajas. Y las cuotas participativas con derechos políticos permiten crear un engranaje que sólo lleva a un camino; y eso no nos gusta.

¿Cuál es la alternativa para que sigan siendo cajas y puedan captar recursos?

Que se alíen entre ellas y constituyan una caja, no un banco o una AIE [asociación de interés económico]. Hay que tener claro que las SIP no son la solución. Quien va a sacar a las cajas del agujero es el FROB [ayudas públicas], no las fusiones frías. Es indudable que, con la bancarización, la obra social va a tener un papel secundario.

¿Vamos hacia la despolitización?

No aceptamos que si los políticos están por medio las cosas van mal. Es muy lógico que en los consejos y asambleas no haya cargos electos, aunque sólo quitarlos a ellos es más una cuestión de imagen. Lo fundamental es que se fije qué papel ha de tener el consejo y el consejero y que tenga dedicación exclusiva.

¿Cuántos empleos se van a perder en el sector?

Lo normal es que a corto y medio plazo se pierdan entre 20.000 y 25.000 empleos, pero depende de cómo se formulen las fusiones, que distan mucho de estar claras. Afectará especialmente a servicios centrales.