Público
Público

La historia de un choque atávico

PSOE e IU tienen escrita en Extremadura una cartilla de agravios siempre presente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los odios (políticos) a veces pesan más que los amores. Y en el caso de los brazos extremeños de PSOE e Izquierda Unida, no hay más que verlo. El desencuentro ya es atávico y cada vez que salta la pregunta de por qué, una y otra fuerza sacan la cartilla y recitan el memorial de agravios.

Y a fe que es largo. Y lejano. Basta llevar la sesión de ayer martes al 20 de junio de 1995. Entonces, como ayer, se constituía la Asamblea de Extremadura. El PSOE, por primera vez, no disponía de la mayoría absoluta. Y entonces, como ayer, se quedó fuera del acuerdo en la Mesa. Era elegida presidenta del Parlamento Teresa Rejas, de IU, con los votos del PP y del diputado de Coalición Extremeña. Un pacto cortado con el patrón de 'regenerar la vida pública' en la región'.

En 1995, IU arrebató la Presidencia de la Asamblea al PSOE, sin mayoría absoluta

Aquello fue la cuna de todos los males. Las colisiones entre Rejas y el presidente de la Junta no cesaron. '[Juan Carlos Rodríguez] Ibarra jamás nos perdonó que tuviéramos la Presidencia. Se sucedieron las descalificaciones, los insultos, el trato despectivo', relata ahora la propia Rejas a este diario vía telefónica.

En 1997, las tornas cambiaron. IU sufrió una convulsión interna que acabó con la expulsión de Nueva Izquierda (NI). La federación pidió la disolución del grupo de seis diputados porque se había partido en dos: cuatro eran de IU, uno independiente (Juan Luis Aparicio) y otro, de NI (Luciano Fernández). La presidenta de la Cámara dimitió. 'El PSOE, con esos dos tránsfugas, deshizo lo que acordó la Asamblea sin ellos: la Ley del Tribunal de Cuentas, la de Publicidad Institucional, cerraron comisiones de investigación...'.

En el PSOE regional asumen que Ibarra 'se hizo el remolón y no llevó a efecto esas leyes que ahora ya están recogidas en el nuevo Estatuto de Autonomía'. 'Pero es que el pacto de 1995 implicaba gobernar la Junta desde la Asamblea y eso no podía ser', justifican.

La dirección regional personaliza en Ibarra las tensiones con los socialistas

'Soberbia' socialista

El fuego no acabó con esa legislatura. IU cayó de seis a tres escaños en 1999. 'Prueba de lo que le dañó la pinza con el PP', arguye María Ascensión Murillo, portavoz del PSOE extremeño. 'Falso –protesta Rejas–, porque esa bajada fue generalizada en toda España y en 2003 mantuvimos las tres actas hasta que desaparecimos de la Cámara en 2007'.

IU personaliza mucho en Ibarra, en su carácter 'despectivo', en sus 'bravuconadas' y 'mala educación' las tensiones con el PSOE, aparte de por sus 'políticas de derechas'. 'Tanto PP como IU tienen fijación con Ibarra –responde Murillo–, pero es porque no soportaron que jamás pudieron ganarle'.

Rejas, y buena parte de IU, habla de 'caciquismo' del PSOE en los pueblos, de extender una 'red clientelar', de su 'soberbia', origen de una 'lucha cainita' que hoy pervive. Rejas pinta a Guillermo Fernández Vara con 'mejor talante' que Ibarra, aunque con el mismo gusto por las 'políticas de derechas'. Recuerda que, por ejemplo, en la última legislatura PSOE y PP pactaron la reforma del Estatuto, del Reglamento, la Ley de Educación, de las Cajas de Ahorros. Y ahora que carga contra IU es como 'asoma la patita'. Lo decía por las declaraciones de Vara el lunes: 'Que se lo guisen y se lo coman', le dijo a la federación. Murillo alega que su partido ha actuado siempre 'con responsabilidad' (en los acuerdos con el PP) y no se callará ante 'la pinza IU-PP, su pacto sellado'.

Pero toda guerra conduce, antes o después, a un intento de armisticio. 'Es verdad que les hemos tratado a veces con poco calor y cariño, pero confío en que Guillermo destense las cosas. Ahora que estaremos en la oposición, es el momento. Yo espero que lleguemos a un consenso, porque es lo lógico'. Palabra de un veterano socialista que prefiere no ver su nombre en los papeles.

-IU conmina a sus diputados extremeños a votar contra el PP