Público
Público

El histórico Beiras machaca al BNG y se ofrece como "la vanguardia" para "reactivar la sociedad"

El cabeza de lista de Alternativa Galega de Esquerda y la número dos, Yolanda Díaz, rechazan felicitar a Feijóo por su victoria y le auguran una "segura derrota del PP"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Si Feijóo piensa que por renovar la mayoría en el Parlamento los ciudadanos van a estar más mansos que las vacas, está equivocado. La ciudadanía se va a reactivar y nosotros vamos a ser la vanguardia'. Así de rotundo se ha mostrado el cabeza de lista de Alternativa Galega de Esquerda –coalición de Esquerda Unida, Anova, Equo y Espazo Ecosocialista–, Xosé Manuel Beiras, en una comparecencia ante los medios de comunicación ante unos 200 simpatizantes y miembros de las candidaturas.

Tanto Beiras, que vuelve al Parlamento diez años después destrozando de paso a la formación que el fundó (el BNG), como Yolanda Díaz, la número dos de la lista por la provincia coruñesa y líder de Esquerda Unida-IU, rechazaron felicitar al candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, tras haber conseguido aumentar su mayoría absoluta en las urnas (41 escaños, tres más que en 2009). Frente a ello, le han advertido de que 'la derrota del PP va a ser segura' y han señalado que se abre un nuevo camino con la irrupción de esta fuerza política en el Parlamento gallego.

Así, Beiras ha diagnosticado que la mayoría renovada del PP se produce porque la oposición parlamentaria de PSdeG y BNG en los últimos tres años no llevaron a cabo 'su cometido'. 'Conseguimos reactivar a la sociedad y la rebelión cívica está en marcha', ha sentenciado Beiras, quien ha asegurado que está 'convencido de que en los próximos días comienza un nuevo ciclo histórico en el país'.

El líder de Anova ha subrayado que AGE consiguió 'tener unos resultados en votos y número de escaños que significan una derrota electoral para el PP'. En este sentido, ha esgrimido que 'no hay que fiarse de los resultados aparentes', ya que 'el PP va a mantener su mayoría de escaños porque las dos fuerzas políticas en la pasada legislatura en la oposición no obtuvieron el apoyo que tendrían de haber hecho su cometido en la oposición'. De esta manera, Beiras ha achacado los resultados a los 'contingentes' de personas que se sumaron 'por todo el país', y a que la sociedad que estaba 'activa' encontró en esta alternativa el 'referente político' frente a la 'brigada de demolición' del Gobierno de Feijóo. A este respecto, ha asegurado que este apoyo 'permite romper el juego, modificar rotundamente la composición del Parlamento', con la entrada 'por primera vez en muchos años' del 'nacionalismo que no juega en el Parlamento de cartón a operar en el marco del sistema, sino que quiere trascenderlo, combinado con la izquierda social en términos políticos'.

Beiras asume su vuelta al Parlamento con el 'compromiso ético de recuperar el rol de la Cámara de representantes' y, entre gritos de '¡Hay que pararlos!' –lema de la campaña–, el líder de Anova ha incidido en que serán 'el motor de revitalización de las iniciativas' y el freno de las políticas 'contra las mayorías sociales'. Por ello, se ha mostrado convencido de que la 'derrota electoral del PP comienza ahora y va a ser segura. Vamos a ser esa vanguardia y desde que nos constituyamos, vamos a ser los espartanos que consiguieron en las Termópilas parar a los invasores', ha sentenciado Beiras, quien ha explicado que eso se debe a que esta campaña ha sido 'toda una inyección de energía'.

Previamente, Yolanda Díaz agradeció la colaboración recibida para llevar a cabo esta campaña y también a la 'gente lúcida y crítica' que confió en AGE. 'Fuimos un tsunami que ya es imparable', ha proclamado la líder de Esquerda Unida-Izquierda Unida, quien ha asegurado que ellos no son 'clase política'. 'Vamos a hablar de la vida, de los problemas de la gente, de los parados y vamos a llenar el Parlamento e los problemas reales. Mañana empezamos a trabajar por ellos', ha remarcado Yolanda Díaz, quien ha asegurado que el compromiso de esta coalición es 'defender a las mayorías sociales'. Para la líder de EU-IU, esta coalición 'acaba de nacer y ya es un referente crucial'. Por ello, ha asegurado que 'ya no se va a entender nada de la historia de este país, de España y de Europa sin ella'.

Yolanda Díaz, que ha dicho que si fuese 'protocolaria' tendría que darle las felicitaciones a Feijóo, ha avisado: 'No se las voy a dar'. Y, a renglón seguido, ha adelantado que esta coalición 'va a luchar contra la troika interna que se llama Feijóo desde mañana'. 'No vamos a dejar que nos tumbe, vamos a rebelarnos cívicamente con nosotros para convertir en realidad algo bien hermoso y juntos podemos pararlos. Igual no lo podemos hacer con el resultado electoral, pero vamos a conseguir echarlos', ha proclamado Yolanda Díaz, quien ha manifestado 'tristeza' por que el PP 'vuelva a gobernar en Galicia'. 'No obstante, desde mañana mismo, empezamos a combatirles', ha remachado.

La irrupción de Anova e IU, la llamada Syriza gallega, es otro de los grandes titulares de la noche. La coalición se forjó en un tiempo récord y convenció a los ciudadanos: tercera fuerza política, con nueve escaños, 200.101 votos y el 13,99% de las papeletas, con el 100% escrutado. Un resultado que sitúa a AGE por encima incluso del BNG, otro de los grandes perdedores, junto al PSdeG de Pachi Vázquez

Efe | Madrid

El líder de IU, Cayo Lara, se ha mostrado muy contento por el resultado logrado en Galicia, donde ha pasado de no estar en el Parlamento a convertirse en la tercera fuerza política, y ha lamentado que en Euskadi haya perdido el único diputado que tenía pese a haber hecho 'una batalla épica'. En un primer análisis de las elecciones en Galicia, donde IU ha conseguido nueve escaños, Lara ha atribuido estos 'extraordinarios' resultados 'a la suma' con Anova, la formación que dirige el histórico dirigente nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras.

Durante una breve comparecencia de prensa en la sede de Olimpo, Lara también ha dejado constancia del 'hundimiento' del PSOE, que ha atribuido a la política tan negativa que durante 'mucho tiempo' han estado desarrollando los socialistas y que confía en que sea enmendada, según ha dicho. Ha sido el descalabro socialista en Galicia lo que, a su juicio, ha facilitado que el PP haya revalidado su mayoría absoluta, pese a haber tenido –ha apuntado– un porcentaje menor de apoyos.

Del respaldo que IU ha obtenido en esa comunidad, el coordinador federal ve claro que 'la suma multiplica' y que la alianza con Anova, Equo y Espazo Ecosocialista, ha generado una confianza ciudadana, que IU, tal como ha dejado claro, 'no va a defraudar'. Ha avanzado que seguirán 'firmes y fieles' a todos los compromisos que IU ha contraído con los gallegos durante la campaña, 'lejos de los incumplimientos' que han practicado otros partidos, en alusión al PP y al PSOE. Ha asegurado que desde la Cámara gallega 'plantarán cara' a las políticas de recortes que se avecinan tanto desde la Xunta como desde Madrid, con el 'temido rescate' que ve muy cerca.

En contraste con la alegría que ha mostrado por esa subida que IU ha experimentado en Galicia, Lara se ha limitado a expresar su 'plena solidaridad' con IU-Ezker Anitza, que no ha conseguido representación en la Cámara vasca. Su líder, Mikel Arana, ha presentado su dimisión inmediata. No ha querido hacer ninguna lectura de esos malos resultados y sólo ha dicho, a preguntas de los periodistas, que Ezker Anitza ha defendido en Euskadi un 'planteamiento ético' y que serán los órganos de esa organización los que analicen el apoyo obtenido. Igualmente ha evitado comentar si la ruptura con Ezker Batua hace menos de un año en la enésima crisis de IU en Euskadi ha tenido algo que ver en estos resultados. Eso sí, ha insistido en que en Euskadi se ha hecho una campaña 'con el viento de cara', con muy pocos recursos y con el 'boicot' de algunos medios de comunicación privados. 'Nos han faltado 600 votos para conseguir un escaño', ha dicho Lara, tras recalcar que IU 'no tira la toalla' en el País Vasco y congratularse de que hayan sido las primeras elecciones democráticas en Euskadi sin la amenaza de ETA.