Público
Público

Un hombre quema una fábrica con los trabajadores dentro

El incendio no provocó heridos, excepto el impacto de bala que recibió la dueña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a un hombre que quemó una fábrica de Sant Salvador de Guardiola (Barcelona) con los trabajadores dentro, tras disparar en el pie a la actual dueña de la factoría. El arrestado había sido copropietario del negocio anterior que operaba en la misma nave del asalto.

El incendio no provocó heridos, excepto el impacto de bala que recibió la dueña, pero obligó a desalojar la fábrica de gasas esterilizadas. Según la primera versión facilitada por la Policía, el detenido, de 62 años de edad y vecino de la localidad de Manresa (Barcelona), era un exsocio de la anterior empresa propietaria de la nave que entró en suspensión de pagos y que reclamaba dinero a la compañía que actualmente dirige la factoría.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la mañana, hacia las siete y media, cuando el hombre irrumpió en la nave y exigió a los trabajadores que le entregaran una suma de dinero. Ante la negativa de los empleados, el detenido, muy nervioso, disparó al pie de la actual propietaria de la empresa y, después de arrinconar al resto de compañeras en un laboratorio de la nave, vertió un bidón de gasolina por la fábrica y la prendió fuego con los trabajadores en su interior.

El hombre al que se le acusa de los delitos de lesiones, tenencia ilícita de armase incendio logró escapar, aunque dos horas más tarde se entregó a los Mossos d'Esquadra, que ya han abierto una investigación para esclarecer los hechos. La propietaria fue ingresada en un hospital cercano.

Para apagar el fuego provocado se tuvieron que movilizar 14 dotaciones de bomberos. La fábrica, de 1.500 metros cuadrados, está situada en el polígono industrial de Salelles. Las llamas ardieron durante una hora y media y a las nueve de la mañana ya estaba controlado el incendio.

El hecho de que el material del interior de la nave fueran gasas de uso clínico aceleró la combustión de la fábrica, cuya estructura quedó gravemente afectada, a excepción de las oficinas.