Público
Público

Los homosexuales piden a la RAE actualizar el diccionario y ampliar término matrimonio

También solicitan eliminar palabras de carácter peyorativo relacionadas con el colectivo gay.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de que la Asociación por la Recuperación de la Memorioa Histórica iniciara esta semana una campaña para que la Real Academia Española de la Lengua (RAE) cambiara la definición del término franquismo en su diccionario, ahora es la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (COLEGAS) quien reclama otro cambio en el diccionario: ampliar el término 'matrimonio' y eliminar palabras de carácter peyorativo relacionadas con este colectivo.

En una nota, esta Confederación felicita a la Real Academia Gallega por el acuerdo alcanzado para modificar términos anacrónicos y discriminatorios en relación a la homosexualidad.

De esta manera, añade, el nuevo Diccionario Gallego recogerá una actualización del concepto de matrimonio, que incluirá todo tipo de uniones legales entre dos personas indistintamente del sexo de los contrayentes. También suprime 'la carga altamente peyorativa que estaban incluidas en las voces de homosexualidad y sus derivados, eliminándose conceptos que vinculaban la homosexualidad a la pederastia'.

Desde COLEGAS se exige a la Academia de la Lengua que acelere sus procesos para actualizar el Diccionario de la Lengua Española y se adapte a la nueva realidad social de los matrimonios homosexuaes.

Tras el Instituto de Estudios Catalanes (Academia Catalana de la Lengua) y la Real Academia del Gallego, 'es el momento de que la RAE no se quede rezagada en la actualización del diccionario acorde a los nuevos cambios sociales ya altamente consolidados en el uso común', según el secretario de organización de la Confederación COLEGAS, Francisco Ramírez.

A su juicio, la RAE también debe eliminar voces como 'bisexual', que identifica como 'hermafrodita' o bien 'pederasta' que asocia sólo con el género masculino.

'El uso de las palabras y su significado es un arma muy potente para luchar contra las discriminaciones sociales. La RAE debe tener un papel activo en esa lucha y el cambio del diccionario es la herramienta para hacerlo', concluye Ramírez.