Público
Público

Honores para los acusados

Manifestación de apoyo a los procesados ante la sede del Tribunal Superior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mañana era gélida, pero el ambiente en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estaba caldeado desde primera hora. Era lógico. Era el día señalado bajo nubarrones para acoger un juicio histórico con un lehendakari, Juan José Ibarretxe, y un candidato a serlo, el socialista Patxi López, en el banquillo de los acusados, junto a los dirigentes de la izquierda abertzale que participaron en el último proceso de paz. Los acusados entraron entre aplausos del público reunido ante la sede del TSJPV y los acusadores, entre silbidos.

El primero en llegar fue Ibarretxe, arropado por la plana mayor del PNV y consejeros del Gobierno vasco. Tuvo tiempo de conversar unos minutos con Otegi, antes de que llegaran López y Ares, así como los otros cuatro dirigentes abertzales encausados que están en prisión por otras causas. Juan Joxe Petrikorena, Rufi Etxeberria, Pernando Barrena y Olatz Dañobeitia entraron en la sala para fundirse en un abrazo inmediato con Otegi, mientras saludaban a otros dirigentes de la izquierda abertzale en el público, como Tasio Erkizia o el ex líder de LAB Rafa Díez Usabiaga. Todos puño en alto.

Era el momento buscado desde 2006 por Foro Ermua y Dignidad y Justicia, con el solo apoyo del PP: una fotografía de todos los acusados en el banquillo por su papel en el proceso de paz. En el PNV, el PSE y la izquierda abertzale, nadie se arrepiente. Al ex lehendakari José Antonio Ardanza sólo le sorprendió la estrategia de la defensa de Ibarretxe: 'Me ha sorprendido, pero me parece interesante, tras hablar con el abogado, para defender el diálogo'.

Juan Mari Atutxa, ex presidente del Parlamento vasco e inhabilitado por el Supremo en el ayer ampliamente citado caso Atutxa, lo tenía claro: 'Las causas son iguales. No había razones para condenarnos a nosotros, y ahora no hay razones para sentar en el banquillo a Ibarretxe y los demás. Este juicio es política pura y dura'.El ex presidente del PNV Xabier Arzalluz lo descalificó de otro modo: 'Es un circo'.

Un histórico de la izquierda abertzale, Tasio Erkizia, habló de 'teatro', pero lo hizo con optimismo: 'Va a impulsar más los apoyos en la sociedad a favor de la negociación. Algunos jueces ultraderechistas han querido criminalizar el proceso de paz, y se volverá en su contra'. El PSE no se pronunció, pero sí el PSOE. Y lo hizo José Blanco, 'seguro' de que 'no hay razones objetivas' para una condena.