Público
Público

Hospitalizados seis niños en Francia por E. coli

La infección, según las autoridades sanitarias, no está relacionada con el brote alemán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Seis niños se encuentran hospitalizados en la ciudad francesa de Lille por una infección alimentaria ligada a un tipo poco común de la bacteria E. coli, tras haber consumido hamburguesas congeladas. La infección no guardaría relación con la epidemia de Alemania, según las autoridades sanitarias. 'Su estado continúa siendo grave, pero no alarmante', explicó un portavoz de la Agencia Regional de Salud (ARS), quien ha informado de que tres de los seis niños están sometidos a diálisis.

Los pequeños fueron hospitalizados el miércoles después de haber sufrido 'diarreas sangrantes importantes' aparentemente ligadas al consumo de hamburguesas congeladas de la marca Steaks Country, que se venden en los supermercados de la cadena alemana Lidl. Los niños ingresados, el menor de ellos de 20 meses, proceden de diferentes ciudades del norte de Francia y no tienen relación entre sí, aparte de haber consumido el mismo tipo de hamburguesas. Un séptimo niño, hospitalizado el miércoles, recibió el alta la tarde de ese mismo día.

Los menores comieron hamburguesas de carne de Alemania

'Esta infección de E. coli nopresenta ningún vínculo con la epidemia de Alemania', que hasta el momento ha provocado la muerte de 38 personas en este país, y de 39 en toda Europa (uno en Suecia), agregó la ARS. Los exámenes practicados han confirmado que la bacteria causante de la infección no es de la misma cepa que la detectada en Alemania.

El fabricante de las hamburguesas, la sociedad francesa SEB, con sede en Saint-Dizier, ha anunciado la retirada de los lotes sospechosos. 'La seguridad y la salud de nuestros clientes es nuestra prioridad', afirmó por su parte Jérôme Gresland, uno de los responsables de Lidl Francia. La filial gala del distribuidor alemán afirma haber retirado de la venta las hamburguesas culpables de la infección.

El fabricante de la comida ha retirado todos los lotes sospechosos

Por otro lado, en Alemania, más allá de los gobiernos extranjeros o los partidos de la oposición, los propios ciudadanos alemanes también califican con malas notas al Ejecutivo de la canciller, Angela Merkel, por una deficiente gestión de la crisis alimentaria. Según un estudio realizado por el Instituto demoscópico independiente Forsa y publicada por la revista Stern, más de la mitad de los alemanes considera que la política del Gobierno federal al respecto fue poco acertada (un 35%) o incluso mala (el 23%). Apenas un escaso tercio de los entrevistados valora la gestión como buena (35%) y un 4% como muy buena.

Además, hasta el 44% critica el hecho de que se lanzaran demasiadas alarmas precipitadas y un 58% de los entrevistados declaró haber modificado sus hábitos de consumo, al dejar de comprar algunas verduras crudas. Uno de cada cuatro alemanes cumplió a rajatabla las recomendaciones de higiene de las autoridades, y se lavó las manos más a menudo que de costumbre.

Unas 2.470 personas, según el Instituto Robert-Koch, habrían sido contagiadas desde que se inició la epidemia, hace ya un mes. De ellos, 784 se encuentran en fase grave, con el síndrome urémico hemolítico (o SUH). No obstante, durante la última semana, la situación se ha estabilizado y sigue descendiendo el ingreso de nuevos pacientes, y creciendo el número de altas.

Aunque prosiguen las investigaciones, por el momento continúa sin aclararse cómo la virulenta cepa mutante O104 de E. coli fue a parar a los brotes de verduras de la explotación agrícola biológica de Bienenbüttelen Baja Sajonia (si la in-fección procede de las aguas fecales, la tierra, los animales). Así, las autoridades aún no levantan la alerta sobre el consumo de todo tipo de germinados.