Público
Público

Huelga por ajustes en las ambulancias

La Xunta merma el servicio nocturno en tres provincias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trabajadores del sector del transporte sanitario de Galicia secundaron ayer una jornada de huelga y se manifestaron por las calles de las principales ciudades para protestar por la supresión de ambulancias de Emerxencias 061 anunciada por la Xunta. La 'reordenación' del servicio puesta en marcha por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo (PP) prevé reducir, a partir de mañana, cinco ambulancias en las localidades de Vigo, Baiona, Ponteareas y Marín, en la provincia de Pontevedra, y en Foz (Lugo).

Los convocantes alertaron además de que esta medida es sólo un 'primer paso' en la política de recortes de los conservadores, por lo que lanzaron un llamamiento a la ciudadanía y a los grupos políticos de la oposición para que 'reaccionen' y rechacen un plan que supondrá 'no sólo un duro ajuste de personal', sino la pérdida de 'calidad asistencial', ya que la figura del técnico ayudante, presente en los vehículos medicalizados, 'corre el riesgo de desaparecer'. 'Estamos hablando de urgencias sanitarias y de vidas humanas, no de transporte de paquetería', enfatizan los sindicatos.

En la ciudad de A Coruña, bajo el lema 'Non ao recorte nas ambulancias', un grupo de trabajadores encabezó una protesta que terminó sin incidentes a las puertas de la dirección provincial del Servizo Galego de Saúde.

La medida pretende reducir costes en medio millón de euros

Esta imagen también se repitió por las ciudades de Vigo, Lugo y Ferrol, entre otras. La Fundación Pública de Urgencias Sanitarias de Galicia-061 denunció, por su parte, a través de un comunicado, la existencia de 'sabotajes', como pinchazos y pintadas en los vehículos, que 'dificultó el cumplimiento de los servicios mínimos establecidos'.

La Xunta argumenta que el recorte del 5% del número de vehículos de Urgencias nocturnas se encuadra dentro de un plan de mejora de la red de transporte que tiene como finalidad 'optimizar' recursos y que 'garantiza en todo momento la cobertura sanitaria'.

La medida pretende reducir costes medio millón de euros según estimaciones sindicales en zonas en las que considera que 'el servicio queda garantizado por los medios existentes en localidades limítrofes'.

'Es como desvestir a un santo para vestir a otro', censuran en la Confederación Intersindical Galega. Al responsable de Transportes del sindicato nacionalista, Xavier Aboi, no le salen las cuentas. 'No se puede hablar de reordenación del sistema cuando las cifras demuestran que hay 23 ambulancias para atender todas las urgencias en la provincia de Pontevedra', con una población de un millón de habitantes. 'La comarca de Vigo dispone de tres ambulancias nocturnas en un área con 400.000 personas. ¿Qué ocurrirá si alguien tiene que ser atendido de un infarto y los tres vehículos existentes están en otro servicio? Los tiempos de espera van a aumentar', prosigue.

Este sindicalista contradice las argumentaciones del Ejecutivo gallego enarbolando sendos informes de la Organización Mundial de la Salud y por el Gobierno central: 'El número de ambulancias que trabajan en Galicia es insuficiente al no cumplir las ratios que fija la proporción idónea en un vehículo por cada 25.000 habitantes. Claro que, a la Xunta, eso le da igual porque sólo piensa en recortar y en privatizar lo público'.