Público
Público

La huelga de exámenes que tumbó un plan de estudios

Un curso entero de Humanidades de la Carlos III deja sus pruebas en blanco como protesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Puede que no sean los clásicos activistas anti Bolonia, de esos que se enfrentan ferozmente a las cargas policiales y que okupan los campus universitarios para visibilizar su lucha. Sin embargo, la totalidad de los alumnos del primer grado de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid pueden lucir con orgullo la medalla de haber conseguido echar atrás las medidas de adaptación planteadas por el rectorado que gobierna Daniel Peña, y que implicaban la reducción de sus horas de clase.

Los alumnos se plantaron y se negaron a realizar ni un solo examen hasta que no se revisaran estas medidas. Tras pasar en blanco, y sin esquiroles, la convocatoria ordinaria de exámenes de mayo, se revisó el proceso, con victoria de los jóvenes universitarios.

Los universitarios se negaron a hacer 'nada que permita lograr un aprobado'

'Estamos emocionados, al final ha salido todo incluso mejor de lo que pensábamos, después de plantarnos como lo hicimos', explica encantada Cecilia Cienfuegos, una de las alumnas de este curso de exitosos huelguistas. Cecilia lo cuenta justo después de conocer que los dos consejos de Departamento de su facultad han votado en contra de los cambios planteados por el decanato. Cambios, por cierto, que aceptaron en la primera consulta planteada por elVicerrectorado de Grado, que pretendía aligerar el horario de los alumnos.

La idea del rector para el nuevo plan, que se planteó también para otras facultades, suponía reducir el horario lectivo en 3º y 4º a dos horas por asignatura a la semana. En total, 120 minutos semanales, la mitad de las impartidas en los mismos cursos de las antiguas licenciaturas. La propuesta pasó el corte de los departamentos de Humanidades. Pero los alumnos del primer grado plenamente adaptado a Bolonia consideraron que era 'inaceptable y una ofensa respecto a los valores que debe encarnar la Universidad'.

La facultad defiende su 'modélica' adaptación al Plan Bolonia

En estos términos se dirigieron por carta al propio Peña 'Excelentísimo Señor Rector Magnífico', como recoge la misiva y a su equipo de gobierno para reclamar que se diera marcha atrás al proyecto de reducción docente de los nuevos planes de estudio, un 'proceso tejido a espaldas del alumnado'. 'Ante esta situación decidimos, movidos por la indignación y la impotencia, negarnos a participar en esta farsa', continúa la carta.

De este modo, resolvieron acudir a los exámenes, pero no hacer 'nada que permita obtener un aprobado', renunciando así, 'de manera voluntaria, a la posibilidad de obtener cualquier calificación'.

La convocatoria de exámenes de mayo se saldó en blanco. Ni un sólo examen contestado. Además, realizaron una acampada en el campus para visibilizar su protesta.

'Todo esto no tiene nada que ver con Bolonia. La transición la hicimos hace tres años, de forma modélica', asegura la vicerrectora de Comunicación de la Carlos III, Monserrat Iglesias. Y añade: 'El Vicerrectorado de Grado planteó unos cambios, que fueron aprobados por los departamentos; no se ha impuesto nada'. La movilización de este pequeño grupo de universitarios, que apenas supera la quincena, obligó a los profesores a revisar su decisión inicial. La pelota está en el tejado del decano. Y de momento, están a tiempo de examinarse en la convocatoria extraordinaria a partir del 22 de junio.