Público
Público

La Iglesia acusa a los medios de distorsionar su imagen

La Conferencia Episcopal muestra su inquietud por la falta de fe en una carta 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los obispos entonan con la boca pequeña el mea culpa para explicar por qué las iglesias están cada vez más vacias, hay muchos niños sin bautizar y un número creciente de parejas decide compartir lecho sin haber pasado por el altar.

Si muchos bautizados tienen una “visión totalmente deformada del cristianismo y de la Iglesia” es sobre todo por culpa de “algunos” medios de comunicación. Esa es una de las tesis que defiende la Conferencia Episcopal en el texto Laicos y Cristianos: sal y luz del mundo, el mensaje que difunde con motivo de la celebración, hoy, del día de Pentecostés.

Según los obispos, “el abandono de la formación cristiana” se debe a que “sus criterios y juicios ya no parten del Evangelio ni de las enseñanzas de la Iglesia, sino de las opiniones de los demás, de los criterios sociales y de las presentaciones parciales, sesgadas y distorsionadas que, en bastantes casos, hacen de la Iglesia algunos medios de comunicación”.

Desconocimiento de Dios
En el texto, los obispos españoles plasman su inquietud por el elevado número de bautizados que “desconocen totalmente a Dios” y de aquellos cristianos que pese a estar “bien dispuestos para asumir responsabilidades pastorales, manifiestan sin embargo en sus comportamientos una profunda ruptura entre la fe y la vida”.

La Conferencia Episcopal muestra su preopación y concluye: “Es muy urgente emprender una formación cristiana integral de los miembros de nuestras comunidades y de los alejados de la Iglesia”.

La Iglesia celebra hoy “la venida del Espíritu sobre la Iglesia naciente y la salida en misión de los primeros evangelizadores”. Dado que según la misiva la fe pasa por horas bajas, la Conferencia Episcopal anima a los cristianos a redescubrir su fe para formar a quienes la están perdiendo o a los que “han caído en la indiferencia religiosa”.

El creciente número de ateos en la sociedad española ha pasado factura en los últimos años a las arcas de la Iglesia Católica. Hasta el punto de que ésta ha lanzado una campaña para animar a los contribuyentes a que destinen a sus cuentas el 0,7% de lo que pagan a Hacienda.
El Catolicismo podría perder aún más fuerza si el Gobierno lleva a cabo sus planes de revisar la ley que les otorga el monopolio de las creencias religiosas.