Público
Público

La Iglesia califica al cura que se prostituía como "un caso infeliz"

Las autoridades eclesiásticas someterán a Samuel a un examen psiquiátrico para actuar "en consecuencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, calificó hoy de 'infeliz' que un párroco de las localidades de Noez y Totanés (Toledo), Samuel Martín, se dedicara a robar dinero de hermandades y a prostiuirse.

Martínez Camino señaló que se trata de 'un caso infeliz sobre el cual la Conferencia Episcopal no va a actuar de ninguna manera porque ya está actuando quien tiene que actuar, que es el monseñor arzobispo de Toledo'.

Al conocer el caso, el Arzobispado de Toledo decidió cesar el pasado martes a Martín por 'irregularidades económicas detectadas en la parroquia y en las cofradías y hermandades' de Noez y Totanés.

El arzobispado de Toledo ha pedido que el ex-párroco de Noez y Totanés sea sometido a un estudio psiquiátrico, tras conocer que ofrecía sus servicios sexuales por Internet y que se habría gastado 17.000 euros de las cofradías en líneas eróticas.

Fuentes del arzobispado de Toledo han indicado que una vez concluido el estudio sobre la salud mental del párroco destituido, Samuel M.M., de 27 años, las autoridades eclesiásticas actuarán 'en consecuencia'. No obstante, las mismas fuentes prefirieron no revelar el paradero del sacerdote y si está o no internado en un centro de salud mental.

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha dicho que las autoridades eclesiásticas no se han puesto en contacto con él para solicitar los servicios de salud mental de la Junta en este caso.

Respecto al cuadro de San Jerónimo de la iglesia de Noez que Samuel tenía en venta en Internet por nueve mil euros, está custodiado en la casa parroquial de la localidad.

El pasado martes, el arzobispado anunció públicamente el cese del párroco 'por irregularidades económicas', al haberse apropiado, presuntamente, de unos 17.000 euros de las cofradías de ambos pueblos para pagar sus actividades de índole sexual.