Público
Público

La Iglesia se lanza en tromba a defender al obispo de Alcalá

El obispo de Alcalá habría sufrido una "campaña de acoso y desprestigio" tras sus declaraciones homófobas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las palabras homófobas del obispo de Alcalá, José Antonio Reig, contra los homosexuales durante el sermón que pronunció el viernes santo, retransmitido en directo por TVE, despertó la indignación de la ciudadanía. Partidos políticos, asociaciones pro derechos humanos y organizaciones LGTB mostraron su repulsa por el discurso de Reig, y cientos de ciudadanos enviaron quejas a la televisión pública por haber dado difusión a ideas homófobas.

Este viernes, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, junto al resto de obispos de la provincia, ha salido en defensa de Reig ante las mociones de censura aprobadas por algunas localidades madrileñas, que entienden como 'lamentables injerencias en la vida de la Iglesia'. En una nota la Archidiócesis de Madrid ha expresado su 'cercanía fraternal' con el obispo de alcalá.

'Ninguna institución humana está legitimada para jugar la Doctrina Católica'

La semana pasada, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares aprobó vetar la presencia del obispo en los actos oficiales de la corporación al entender que sus opiniones sobre la homosexualidad perjudican la imagen de la ciudad.

Además, la Archidiócesis de Madrid 'se adhiere plenamente' al comunicado hecho público por el Obispado de Alcalá de Henares tras conocer la decisión del Ayuntamiento. En dicho comunicado, el Obispado de Alcalá expresaba su 'respeto por todas las personas, independientemente de su condición, y por todas las autoridades legítimamente constituidas', pero recordaba 'la inviolabilidad del derecho humano fundamental a la libertad religiosa'.

'Ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la Doctrina Católica. Además, cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los Derechos Humanos y del principio de separación Iglesia-Estado', planteaba.

Por su parte, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, se ha apuntado también a la defensa de Reig, al afirmar que 'está siendo objeto de una ofensiva descalificadora por parte de ciertos 'lobbies gays' y de algunas formaciones políticas' tras el sermón del viernes santo.

Sanz acusa a los críticos de Reig de estar 'mezquinamente ideologizados'

Sanz se solidariza con Reig a en un comunicado en el que denuncia la 'campaña de acoso y desprestigio' que a su juicio viene sufriendo el obispo de Alcalá, con quien se solidariza a su vez que expresa su respeto a los homosexuales.

'El delito de presunta alta traición de este obispo, la gravedad que dicen que tuvieron sus palabras en la homilía del Viernes Santo consiste en haber dicho que hay gente destruida no por la homosexualidad sino por la vivencia desgarradora de esa circunstancia, tan desgarradora que terminan destruidos afectiva y psicológicamente'.

En su opinión, Reig está siendo objeto 'de una dura ofensiva que en nombre de pretendidas tolerancias que tienen el rasero mezquinamente ideologizado le dicen todo tipo de lindezas: que se vaya, que se calle y que sea vetado y proscrito'.

'Ésta es la actitud de la Iglesia, a la que no queremos ni podemos renunciar'

Añade que 'es la dictadura de una falsa democracia inclemente y radical de unos señores que se empeñan en adueñarse de las escena, cobrar peaje por entrar y que amenazan con expulsarte de su plató si te sales de sus guiones'.

'No son tonterías con las que jugar', añade el arzobispo de Oviedo, 'porque hay mucho sufrimiento en liza que debe ser tratado con inmensa delicadeza y misericordia, y ésta es la actitud de la Iglesia, a la que no queremos ni podemos renunciar'.

Jesús Sanz manifiesta igualmente su 'respeto solidario a las personas homosexuales que no quieren vivir en ningún infierno de escarnio y reprobación ni de falsedad' y destaca que son personas llenas de dignidad que no deben ser objeto de discriminación y que frecuentemente son utilizados ideológicamente.