Público
Público

La iglesia progresista denuncia a Rouco

Un grupo de teólogos presenta el escrito ante Benedicto XVI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Violación del Derecho Canónico, omisión de deberes pastorales, coacciones y consentimiento de denuncias calumniosas'. Estas son algunas de las acusaciones incluidas en la denuncia canónica que un grupo de laicos cristianos ha presentado ante el Papa a través del Nuncio en España, Renzo Fratini contra el cardenal de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco, que se hace extensiva, en algunos aspectos, a los eméritos García-Gasco y Fernando Sebastián. Se trata de la primera denuncia canónica formulada en España contra el presidente de la Conferencia Episcopal.

El escrito, de más de 400 folios, fue presentado el pasado 22 de abril por María Victoria Gómez, religiosa redentorista exclaustrada, ante el Nuncio. Una semana después, Fratini respondió a la religiosa, asegurando que 'he tomado atenta nota de sus informaciones'. Tras el escrito, se encuentra un nutrido grupo de laicos cristianos que están impulsando una recogida de firmas para lograr una mayor fuerza. La carta ha circulado por sectores eclesiásticos, y desde hace semanas se encuentra tanto en la Curia romana como en la cúpula de franciscanos y jesuitas.

'El Código de Derecho Canónico se ha utilizado demasiadas veces para condenar a teólogos y teólogas, se ha ignorado cuando se ha tratado de cumplir las obligaciones con los fieles y evitar, sobre todo, las coacciones expresamente prohibidas', afirman los denunciantes, quienes sostienen que Rouco Varela ha incumplido, al menos, los cánones 1375, 823, 227 y 1326, consintiendo y amparando chantajes y silenciamientos contra teólogos y religiosos como Juan Masiá, José Antonio Pagola y José Arregi.

El escrito también denuncia cómo los obispos 'se están sirviendo de colectivos de laicos, vinculados políticamente a la extrema derecha y que, con consignas veladas o explícitas de la autoridad eclesiástica, se sienten apoyados para que, en sus medios de comunicación hagan y escriban denuncias sin cesar contra los teólogos de forma claramente insultante'.

'se están sirviendo de colectivos de laicos, vinculados políticamente a la extrema derecha

Además, 'es preciso romper el tabú de la obediencia ciega en la Iglesia', asumió la denunciante a Público. 'Se ha acabado la tiranía de algunos obispos que creen que sólo ellos son Iglesia y pueden incumplir la ley y amenazar a quienes no piensen como ellos'.

Entre las coacciones, la denuncia recuerda las presiones episcopales para retirar el libro de Pagola, el silencio impuesto al franciscano Arregi por el obispo Munilla o la orden dada por Rouco Varela para tratar de impedir que el teólogo brasileño Leonardo Boff pudiera impartir una conferencia en los locales de los Escolapios. También, las presiones para cerrar la parroquia de San Carlos Borromeo.

El caso más evidente ha sido el del jesuita Juan Masiá, proceso en el que 'algunos obispos, concretamente monseñor Antonio Rouco, Fernando Sebastián y Agustín García Gascó', han llegado a 'exigir que la Compañía de Jesús silenciara al jesuita Juan Masiá y se le prohibiera venir a España, siendo español, escribir en español y seguir ejerciendo cualquier tipo de actividad teológica, hablada o escrita', según se recoge en la denuncia.

'Por miedo, debilidad y una mala concepción del voto de obediencia, los superiores aceptan las acusaciones y, en lugar de apoyar y defender como debieran a sus teólogos, claudican de su responsabilidad, se someten, causan daño a miembros de reconocido valor de la Iglesia y la dañan en su credibilidad', denuncia el escrito.