Público
Público

Iglesias pacta con los candidatos que Griñán presida el congreso

El secretario de Organización negocia con los candidatos la composición de todos los órganos. Benegas y Hernando representan a Rubalcaba; Zaragoza y Díaz-Cano, a Chacón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Junta de Andalucía y secretario regional del PSOE, José Antonio Griñán, presidirá la mesa encargada de dirigir los trabajos del 38º Congreso, que se celebrará en Sevilla entre el 3 y el 5 de febrero. Así lo propuso ayer el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, durante la reunión que mantuvo con representantes de las candidaturas de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, que no pusieron objeción alguna.

La presidencia es un puesto que en los congresos del PSOE suele reservarse para algún dirigente territorial al que se quiere dar especial proyección y ahora hay unanimidad en que debe recaer en quien no sólo va a ser el anfitrión, sino también el candidato en las elecciones autonómicas que se celebrarán el 25 de marzo, cruciales para los socialistas. Se da la circunstancia de que en el 35º Congreso, que eligió secretario general a José Luis Rodríguez Zapatero, la presidencia recayó en Iglesias.

Medidas adicionales para reforzar el carácter secreto e invididual del voto

Iglesias abordó la composición de los distintos órganos y comisiones del congreso en esta primera reunión con los representantes de los dos candidatos: José María Benegas, exsecretario federal de Organización, y Antonio Hernando, en nombre de Rubalcaba: y José Zaragoza, exsecretario de Organización del PSC, y Máximo Díaz-Cano, en nombre de Chacón.

A falta de poner nombres y apellidos, lo que se hará la semana próxima en una nueva reunión, el acuerdo es que haya representantes de las dos candidaturas en todos los órganos y comisiones que se constituyan. Así, dejando aparte la presidencia para Griñán, el resto de los miembros de la mesa se repartirán entre dirigentes afines a los dos candidatos, que habrán de aplicar en su elección criterios de representación territorial.

Los presidentes de las cuatro comisiones en las que se debatirá la ponencia marco serán propuestos por la Secretaría de Organización y las dos secretarías se repartirán entre personas propuestas por los candidatos. El mismo procedimiento y reparto se seguirá con los ponentes: el principal lo propondrá Iglesias y los dos adjuntos, uno cada candidatura. Allá donde haya una votación, junto a un representante de la Secretaría de Organización habrá otro de cada candidato.

16.000 enmiendas a la ponencia, la mayoría sobre el modelo de partido

En la reunión de ayer se acordaron también otros aspectos que, si bien son de procedimiento, pueden tener una influencia decisiva en el desarrollo del congreso, como ocurrió en el 35º Congreso, que está sirviendo de modelo. Así, el orden en el que los candidatos se dirigirán a los delegados antes de la votación para elegir al secretario general se determinará por sorteo y se prevé que, aunque sin rigidez, sus discursos no duren más allá de 45 minutos.

Para garantizar al máximo el carácter individual y secreto del voto, se reforzarán las medidas de privacidad. Así, cada delegado accederá en solitario a la zona de votaciones, un pasillo acordonado en el que estará la única cabina donde se puedan coger las papeletas de voto y también la cabina con la urna, para acabar saliendo por una puerta distinta a la de entrada.

Hoy se darán a conocer las enmiendas a la ponencia marco, más de 16.000, de las que un número superior a 5.000 está referidas al modelo de partido.