Público
Público

El impulso joven que prepara el 15-O

Los más jóvenes se organizan y llaman al resto de la "juventud precaria" a llenar el sábado las calles en la protesta global junto con el resto de indignados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La máquina que calienta los motores del 15-M lleva varios meses en marcha sostenida, en parte, por una de las patas más sólidas del movimiento: los jóvenes. Conocedores del impulso que ofrecen, animan desde diferentes plataformas a llenar las calles el próximo 15 de octubre, día de la marcha global convocada en más de 800 ciudades de todo el mundo.

El 46% de paro juvenil —según datos de la última Encuesta de Población Activa— el contrato de formación, ahora prorrogable hasta los 30 años, o la posibilidad de encadenar contratos temporales son algunas de las motivaciones que llevan a la juventud a participar en la jornada de movilizaciones bajo el lema United for a #globalchange (Unidos por un cambio global). 

Los jóvenes de la plataforma Juventud Sin Futuro (JSF) acudirán el sábado a las 17:30 horas a la glorieta de Atocha, de donde partirá una columna que confluirá en Cibeles con el resto de marchas de la capital y, una vez allí, harán juntas el recorrido hasta la Puerta del Sol, plaza emblema de la indignación. 

Mientras 'se salvan bancos', se protege 'a los poderosos' y se 'impone' una reforma 'antidemocrática' de la Constitución, 'la precariedad laboral condena a nuestra generación a un futuro sin expectativas', sostienen desde JSF.

Por ello, llaman a los jóvenes a llenar las calles junto con el resto de indignados que componen el mosaico plural del movimiento surgido hace cinco meses en la plaza madrileña: parados, trabajadores precarios, pensionistas y todo tipo de ciudadanos afectados por los recortes sociales y descontentos con la gestión de la crisis. 

'La puerta de la salida de la crisis la abriremos los ciudadanos dando una patada democrática en las calles'

En las calles también estarán los precursores de la iniciativa #Tomalafacultad, un espacio de debate y reflexión en el que, desde el pasado martes, estudiantes, profesores y personal administrativo han preparado la marcha y celebrado varias asambleas para discutir la situación económica de las universidades.

Recogiendo las motivaciones que les llevaron a la calle el pasado abril, cuando la juventud 'sin miedo' dio los primeros pasos del 15-M rebelándose contra los recortes, esperan ver de nuevo las plazas llenas de gente. 'Cada vez hay más recortes y más personas que sufren, por lo que esto irá a más', augura Ramón Espinar, miembro de JSF. 

Convencidos de la falta de representación de la clase política, piden que dejen de gestionarse los intereses de los poderosos frente a los del resto de la ciudadanía. 'Han incumplido el pacto con el que se les votó', insiste Espinar.

En el escenario que se plantea a partir del 15-O, los miembros de JSF tienen claro que el movimiento de los indignados se reactivará y seguirán 'dando la batalla'. 'Cada día somos más los que tenemos claro que la puerta de la salida de la crisis no la abrirán los carceleros, PSOE y PP, la abriremos los ciudadanos dando una patada democrática en las calles'.  

Conscientes de que una manifestación no provoca cambios sustanciales, animan a continuar con una 'presión sostenida en el tiempo'.  Son los 'jóvenes sin futuro' con voluntad de cambiar el rumbo de las cosas.