Público
Público

Contra la impunidad del franquismo

Miles de personas exigen en Madrid el fin de los «juicios de la vergüenza» contra Baltasar Garzón. Reclaman que se reanude la investigación de los crímenes de la dictadura  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Han transcurrido 37 años desde que murió Franco, pero cientos de miles de familias siguen sin conocer el paradero de los seres queridos que les fueron arrebatados por el régimen y cuyos cadáveres yacen, en muchos casos, en cunetas de todo el país. Al mismo tiempo, el único juez que ha intentado investigar esos crímenes cometidos por el franquismo, Baltasar Garzón, está siendo juzgado, precisamente, por tratar de esclarecer esa masacre.

Miles de ciudadanos denunciaron ayer en la calle esta situación. Convocados por la Plataforma Solidarios con Garzón se manifestaron en Madrid para exigir la paralización de 'los juicios de la vergüenza' al magistrado y reclamar el fin de la impunidad de los crímenes cometidos por la dictadura.

La marcha recuerda que los crímenes de lesa humanidad 'no prescriben'

Los asistentes reclamaron 'verdad, justicia y reparación' para quienes todavía padecen las consecuencias de 40 años de franquismo. Los lemas más repetidos pedían 'Ni olvido ni perdón' para los mandatarios del régimen, recordaban que 'Los crímenes del franquismo no prescriben' ya que se trata de crímenes de lesa humanidad, o se dirigían al magistrado advirtiéndole: 'Garzón, amigo, el pueblo está contigo'.

'No se puede callar ante los que pretenden poner un puente de plata a la corrupción y quieren poner un muro de silencio a la memoria histórica' aseguró detrás de la pancarta el líder de IU, Cayo Lara. El secretario de movimientos sociales del PSOE, Pedro Zerolo, añadió que 'la ciudadanía pide justicia' y afirmó que su presencia en la marcha se debía a la necesidad de denunciar 'que se está cometiendo una injusticia con un juez', Garzón, que 'es referente en el mundo'.

Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO lamentó que mientras se exige a ETA 'que pida perdón a las víctimas' muchos siguen recla-mando 'a los vestigios de la dictadura' que se disculpen 'por el asalto al régimen democrático' que perpetraron durante cuatro décadas. Y Cándido Méndez, líder de UGT, reivindicó la manifestación como 'acto de saneamiento democrático'.

Cayo Lara pide acabar con «el muro de silencio» de la memoria histórica

La marcha había surgido a iniciativa de numerosos inte-lectuales y artistas. Tras la pancarta se podía ver a muchos de ellos, como a la actriz Pilar Bardem, que denunció la 'persecución' que, a su juicio, está sufriendo el juez Garzón. O al actor Juan Diego Botto, que recordó que 'España es después de Camboya el país con más fosas comunes sin desenterrar', y el único Estado europeo 'que no ha afrontado sus crímenes de lesa humanidad, que han sido cometidos desde el Estado con las fuerzas del Estado'.

Es, por tanto, el propio Estado el que, en su opinión, 'debe hacerse cargo de reparar a las víctimas'. Que la Administración no haya tomado aún cartas en el asunto es, a su juicio, 'algo que habla muy mal del Estado de derecho de la democracia española'.

Emilio Sánchez Martín, profesor recién jubilado, aseguró que 'hay que salvar la vergüenza de la justicia española que se está convirtiendo en un verdadero lodazal'. 'Tengo que estar aquí porque hay muchas cosas que viví, que siguen ahí latentes y la gente quiere seguir ocultando', añadió por su parte otra profesora, Luz Ruisánchez, en alusión a los años del franquismo.

'Las víctimas siguen sin tener una reparación', recalca García Montero

Llegado desde Argentina, donde Garzón ha sido galardonado por el Gobierno por su inves-tigación de los crímenes de la Junta Militar, el administrativo Gustavo Carta defendía la marcha de ayer 'para apoyar la justicia universal' y para que 'ninguna investigación de crímenes de lesa humanidad se paralice enjuiciando al único juez que la está llevando a cabo'.

La de ayer fue una manifestación atípica en Madrid por su recorrido. Partió desde la plaza de las Salesas, al lado del Tribunal Supremo donde está siendo juzgado Garzón, y donde durante la dictadura se encontraba el Tribunal de Orden Público. La finalización iba a ser en la Puerta del Sol, donde en esos años estaba la Dirección General de Seguridad, escenario de detenciones ilegales y torturas. Pero la Delegación del Gobierno obligó a los organizadores a cambiar el recorrido para acabar en la plaza de Canalejas.

Allí se vivieron los momentos más emotivos de la marcha. Los actores Aitana Sánchez Gijón, José Sacristán y Juan Diego Botto leyeron poemas de Antonio Machado, Rafael Alberti o Miguel Hernández. Y Luis García Montero recitó La farsa, poema creado especialmente para la manifestación de ayer. Pero los más aclamados fueron el también poeta Marcos Ana, que leyó una de las creaciones que redactó él mismo durante su presidio en el franquismo, y el cantautor Luis Pastor, que lanzó todo un alegato en favor de sus compañeros de profesión.

'Las víctimas que duermen en las cunetas o los niños robados, sufrieron la injusticia sin tener una reparación de la justicia', concluyó García Montero. Y recordó: 'Ya no estamos en la clandestinidad, pero tampoco estamos en una democracia perfecta. Estamos a la intemperie'.