Público
Público

Imputado en el 'caso Matas' un directivo de la asociación que presidió Urdangarín

La ausencia de justificantes de gasto de una ayuda de 1,2 millones a Instituto Nóos, clave de la investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diego Torres, vicepresidente de la asociación sin ánimo de lucro Instituto Nóos cuando la presidía Iñaki Urdangarín, yerno del rey, deberá comparecer como imputado ante el juez que investiga el presunto desvío de fondos durante la etapa de Jaume Matas (PP) como jefe del Govern balear. La citación de Torres se relaciona con el convenio por el que el Ejecutivo balear pagó al Instituto Nóos 1,2 millones de euros a cambio de organizar en noviembre de 2005 unas jornadas sobre turismo y deporte que duraron tres días, el Forum Illes Balears Tour Sport. Sobre los gastos generados por ese cónclave, no hay rastro documental en los archivos del Govern balear, presidido ahora en funciones por el socialista Francesc Antich.

Según fuentes del caso, el juez cita a Torres porque fue él, y no Urdangarín, quien firmó el convenio con el Govern. Su imputación se produce después de que el instructor del caso, José Castro, viera cómo las reclamaciones de información dirigidas a Instituto Nóos venían devueltas: la asociación era imposible de localizar, pese a que el Registro Mercantil continúa consignando que su domicilio social se encuentra en el municipio barcelonés de Sant Cugat del Vallés. La entidad no ha entregado facturas o justificantes acreditativos de cómo ni en qué invirtió los 1,2 millones otorgados.

Ni hay justificantes de gasto en los archivos oficiales ni Nóos los ha aportado

La investigación sobre Nóos deriva de la relativa al sobrecoste en el velódromo Palma Arena, sumario en el que Matas permanece en libertad bajo fianza de tres millones. Ayer, fuentes del caso indicaron que Anticorrupción se plantea pedir los registros de llamadas cursadas a la Dirección General de Deportes del Govern balear en las fechas anteriores a que se hiciera efectivo el pago de los 1,2 millones. La Dirección General de Deportes estaba entonces dirigida por Pepote Ballester, quien, como Urdangarín, procede del deporte de élite.

Diego Torres continúa figurando en las bases de datos electrónicas del Registro Mercantil como administrador único de una sociedad que comparte parcialmente nombre con el del instituto que pasó a presidir en 2006 tras la renuncia de Iñaki Urdangarín. La sociedad se llama Nóos Consultoría Estratégica SL, se dedica al arrendamiento de bienes inmuebles, así como al asesoramiento en gestión empresarial. Y está domiciliada en Barcelona. Justamente en la misma dirección de la céntrica arteria donde, hasta septiembre de 2005, tuvo su sede una compañía administrada por Urdangarín: Aizoon SL, cuyo objeto social también es el de consultoría y asesoramiento empresarial.

El juez cita a Torres porque fue él quien firmó el convenio de Balears

En marzo de 2010, el expresidente Jaume Matas aseguró al juez Castro que no había ordenado la firma del convenio con Instituto Nóos, pero que la había 'aconsejado'.

Un mes antes, el exconseller balear de Turismo, Joan Flaquer, le había contado al mismo magistrado que la idea del convenio fue suya. 'Aposté por la armonización del turismo y el deporte', dijo Flaquer a preguntas de Anticorrupción. Flaquer añadió que había pensado en crear un observatorio permanente sobre la materia. Y añadió que el dinero se había empleado bien porque se publicaron libros y se creó una página web, dijo. No obstante, Flaquer se curó en salud al alegar ignorancia total sobre quién había gestionado luego el convenio con Instituto Nóos. Lo ignoraba pero apuntó a Pepote Ballester, el mismo hombre a quien Matas intentó endosar luego las responsabilidades por el sobrecoste injustificado de casi 60 millones en el velódromo Palma Arena.

También fue interrogada la entonces jefa de Gabinete de Matas, Dulce Linares, informa la agencia Europa Press. Linares aseguró ante el juez, en calidad de imputada, que la decisión de gestar el convenio fue adoptada por Matas, aunque negó que el exjefe de la Administración autonómica le diese orden alguna para que prescindiera del control del gasto presupuestado.

Dirige una empresa cuya sede se ubica donde Urdangarín tuvo otra compañía

Medallista olímpico en vela, amigo de Urdangarín en aquella época según quienes siguen el caso de cerca y detenido por el caso Palma Arena en agosto de 2009, Ballester vuelve así a colocarse en el ojo del huracán. Cuando Matas lo señaló con el dedo, el ex director general padecía una grave enfermedad.

El juez Castro había citado a Torres para interrogarlo el próximo día 22. Pero se ha visto obligado a retrasar la comparecencia tras alegar el imputado que ese día no podría desplazarse a Palma. Ayer, se barajaba la fecha del 4 de julio, aunque al cierre de esta edición no había aún confirmación oficial.

El convenio de Balears no fue el único que firmó el Instituto Nóos. También en 2005, la entidad suscribió un acuerdo con el Gobierno de Francisco Camps para la promoción de Valencia como sede de unos Juegos Europeos. En noviembre de 2010 y a preguntas de Compromís, Camps defendió la 'legalidad' del convenio. 'Todo lo que se hace en la Administración está debidamente documentado y fiscalizado', fue el argumento de Camps.

En Balears, también hubo presión opositora cuando Matas aún gobernaba. Pero Antich matizó que se cuestionaba al Govern y 'en ningún caso' al marido de Cristina de Borbón.