Público
Público

Un imputado involucra al yerno del rey en la trama internacional

El asesor fiscal Miguel Tejeiro declara que Urdangarin y su socio le pidieron hacer las gestiones que desembocaron en la creación de una empresa en el paraíso fiscal de Belice

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera ronda de comparecencias judiciales de imputados del caso Nóos se cerró este sábado con malas noticias para Iñaki Urdangarin, que declarará el próximo día 25. En medio de un vistoso dispositivo policial y mientras muchos periodistas comprobaban cómo sus teléfonos móviles perdían la señal como consecuencia de los inhibidores de frecuencia que suelen activarse en actos de relevancia institucional o con riesgo, el asesor fiscal Miguel Tejeiro, imputado de primera fila, puso el dedo en la llaga: dijo que fueron el yerno del rey y su socio, Diego Torres, que este sábado se negó a declarar al igual que su esposa, Ana Tejeiro, quienes le encargaron iniciar las gestiones que desembocaron en la compra de una sociedad con sede en Belice (Blos-somhill) y con terminal enReino Unido (De Goes Ltd.).

Eran Urdangarin y Torres quienes daban las órdenes. Quienes según Tejeiro dirigían como un solo grupo la multisubvencionada asociación altruista Instituto Nóos y las empresas satélite que se nutrieron de ella y, en consecuencia, del erario público.

El socio del duque y su esposa se negaron a declarar ante el juez

El plan para crear una estructura financiera opaca con matriz en Belice y terminal en Londres fructificó. Y en manos del tentáculo británico, la sociedad De Goes Ltd., terminaron 470.000 euros públicos captados por el Instituto Nóos, la ONG que presidía Urdangarin. De ese total, al menos 294.000 euros se evadieron presuntamente con facturas falsas emitidas por la sociedad británico-beliceña. El concepto que aparecía en las facturas eran supuestos servicios para las cumbres turístico-deportivas adjudicadas a dedo al Instituto Nóos y que a precio de oro sufragaron la Generalitat va-lenciana y el Govern balear.

Tejeiro declaró después de que Torres, su cuñado, se acogiese a su derecho a guardar silencio y devolviera así la pelota al tejado de Urdangarin. El duque, que aceptará declarar, según su abogado, queda así obligado a dar la primera versión sobre por qué los 5,8 millones públicos captados por Nóos acabaron en empresas controladas por él mismo y su socio. Y lo de este sábado le empeora las cosas.

Interrogado durante cuatro horas largas, Miguel Tejeiro señaló sin dudas a Urdangarin como uno de los impulsores de la estructura internacional de la trama, y así lo confirmaron varios testigos del interrogatorio. Pero, con todo, Tejeiro ofreció una versión dulcificada. Según su declaración, cuando el duque y su socio le pidieron asesoramiento para operar fuera de España, acudió al economista Salvador Trinxet como experto en la materia. Y fue Trinxet, contó Tejeiro, quien propuso al grupo comprar una sociedad británica De Goes Ltd. que a su vez fuera propiedad de una empresa de Belice Blossom-hill Assets. Al cierre de esta edición, Trinxet, también imputado, declaraba ante el juez.

Teijeiro señala que Urdangarin y Torres dirigían el conglomerado Nóos

Según Miguel Tejeiro, los socios expresaron sus dudas sobre la idoneidad del país caribeño. Y Trinxet les aseguró que Belice 'no es un paraíso fiscal', pero que sus acuerdos con Reino Unido permiten reducir legalmente la tributación. En otras palabras, el marido de Cristina de Borbón esta-ba interesado, cuando menos, en minorar sus obligaciones fiscales en España. Supuestamente, la estrategia no incluía los trabajos desarrollados aquí, sino en Brasil, México y otras zonas de Latinoamérica. Pero las facturas de De Goes Ltd. y las transferencias bancarias cursadas a Londres por Nóos demuestran que, al menos en una parte sustancial, no fue eso lo que sucedió. El dinero salió de España.

La veracidad de lo contado este sábado por Miguel Tejeiro topa con dos piedras en el sumario: una, el manuscrito que describía cómo evadir fondos a Belice; otra, la declaración prestada por Diego Torres ante la Policía y el fiscal en noviembre. Porque, si es cierto que nada ilegal se perseguía con la creación de De Goes Ltd., no se entiende por qué Torresse negó entonces a explicar quiénes habían decidido en última instancia crear esa sociedad. El asunto, dijo en aquella ocasión el socio del duque de Palma, era 'muy serio' y no podía contestar.

Las facturas de De Goes se las entregó el propio Torres a Marco Tejeiro

El relato de su cuñado Miguel Tejeiro presenta, en cambio, la secuencia de hechos como un modelo de ejemplaridad. El imputado llegó a decirle al juez que, para apoyar su tesis sobre el carácter fiscalmente pacífico de Belice, Trinxet exhibió un Real Decreto sobre qué países son paraísos fiscales y cuáles no. En 2006 y 2007, cuando todo esto ocurrió, la OCDE, organización internacional de Estados que otorga las notas sobre limpieza financiera, conceptuaba a Belice como uno de esos territorios que, habiendo prometido transparencia, no han dado ningún paso para garantizarla. O sea, un paraíso fiscal oun espacio financiero opaco.

Uno de los pasos para crear esa estructura fue la constitución en España de una sociedad sin más actividad conocida que emitir facturas. En noviembre, Tejeiro le dijo a la Policía y al fiscal que él mismo fue a la notaría junto con otro imputado, Mario Sorribas, a crear esa empresa, también llamada De Goes Center pero con el apellido español SL. Este sábado, se retractó: él no acudió, dijo. Sorribas es el apoderado de Aizoon SL, la empresa que Urdangarin comparte con su esposa. Anticorrupción sospecha que, además, actuó como testaferro del duque.

La única alegría de la jornada para Urdangarin la proporcionó otro Tejeiro, Marco, contable del duque y de la trama. Aseguró que fue Torres quien le facilitó las facturas de De Goes Ltd. con cargo a Nóos. Se refería a las facturas que Anticorrupción presume falsas. A Torres el juez no le impuso fianza civil, que en todo caso llegaría 'más adelante'.