Público
Público

Imputado el número dos de Cayo Lara por presunto acoso sexual

Miguel Reneses, secretario de Organización federal y a quien el Tribunal Superior de Madrid le impone una fianza de 100.000 euros, dice que las acusaciones son "rotundamente falsas", fruto de una "venganza política y person

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Revés judicial para la dirección federal de Izquierda Unida. Su secretario de Organización y máximo hombre de confianza de Cayo Lara, Miguel Reneses, ha sido imputado por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por un 'delito de acoso sexual'. A su vez se le ha impuesto una fianza de 100.000 euros.

La decisión consta en el auto de apertura de procedimiento, fechado el 11 de enero y que ayer adelantó Europa Press. El caso fue estudiado por un juzgado de Fuenlabrada (Madrid), pero fue trasladado al TSJM ya que Reneses, al ser diputado en la Asamblea de Madrid, es aforado.

El tribunal observa 'indicios razonables' de delito. La denuncia la presentó la presunta acosada, J. C. P., militante de IU y concejala de Fuenlabrada de 1995 a 1999, años en los que Reneses era edil en el Ayuntamiento. El auto, según Europa Press, describe que mantuvieron en aquellos años 'una fuerte atracción sexual' que les llevó a reservar varias veces la habitación de un hotel. Entre 1998 y 1999, J. C. P. inició una relación con un guardia civil con el que al final se casó, lo que Reneses 'no aceptó de buen grado', insistiendo de modo 'persistente' en proseguir sus encuentros.

Ahí comenzó la 'presión' sobre la mujer, según el auto. J. C. P. fue directora de Transportes de Fuenlabrada hasta 2003, cuando se quedó en el paro. Reneses le ofreció un trabajo que ella rechazó por temor a la reacción del dirigente, que cada vez que la veía 'intentaba abrazarla y manosearla', dice el juez.

El auto detalla ingresos hospitalarios de la exedil por cinco intentos de suicidio. El Ministerio de Trabajo declaró en 2008 su incapacidad laboral permanente absoluta y la Comunidad de Madrid le reconoció en marzo de 2011 una discapacidad psíquica del 47%.

Reneses afirmó ayer en una nota que las acusaciones son 'rotundamente falsas' y que su condición de imputado le garantiza una 'mejor defensa' frente a un 'plan de ataque' perpetrado por 'sectores antagónicos' dentro de IU que buscan 'venganza política y personal'.

'Es un burdo montaje político que tiene que ver con el intento que hubo de sacarme de las listas electorales de 2011. No tengo nada que ver y soy absolutamente inocente. Voy a llegar hasta el final', declaró Reneses a Público.

La dirección se atuvo a las palabras de Reneses, pero algunos de sus miembros subrayaban que el caso es 'muy grave' y 'delicado' y que es exigible al jefe del aparato y a Lara 'el cumplimiento del código ético' de IU y la 'suspensión cautelar de todos los cargos' del dirigente. Reneses dijo que no está aún 'en esa fase', pues ahora va a recurrir el auto y va a pedir una ampliación de las diligencias para que quede 'demostrada' su 'inocencia'.