Publicado: 04.12.2013 16:24 |Actualizado: 04.12.2013 16:24

Imputan a ocho mossos por la muerte de un detenido en los calabozos de El Vendrell

El juez les acusa de homicidio imprudente e investiga una posible negligencia durante la custodia del detenido el pasado 31 de julio, ya que se halló en la celda hachís y cocaína

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juzgado de Instrucción número 2 de El Vendrell ha imputado este miércoles a ocho mossos d'esquadra por la muerte de un detenido en el calabozo de la comisaría de El Vendrell (Tarragona) el pasado 31 de julio.

La juez los acusa de un supuesto delito de homicidio imprudente y las declaraciones están previstas que empiecen el próximo 13 de diciembre, han informado fuentes judiciales.

El pasado noviembre el juez comenzó a investigar la muerte de Yassir El Younossi, de 27 años, que fue detenido y trasladado a las dependencias de los mossos en la localidad tarraconense. Se le acusaba de alteración del orden y agresión a los agentes. Según la versión que figuraba en el informe policial, el detenido intentó autolesionarse en repetidas ocasiones durante su detención y también en los calabozos, por lo que fue inmovilizado.

Seis agentes procedieron a colocarle un casco, ya que había intentado golpearse la cabeza contra las rejas y las paredes, y también a atarle con correas ante el estado de nerviosismo que presentaba. La autopsia reveló que había consumido alcohol y cocaína, aunque no en dosis letales.

En el interior del calabozo se halló hachís y cocaína La jueza que investiga el caso estudia, además del posible homicidio imprudente, si hubo negligencia, ya que, se hallaron en el calabozo hachís y cocaína, según fuentes judiciales próximas al caso.

En el levantamiento del cadáver de Yassir El Younoussi, se localizó una pastilla de hachís en el bolsillo de sus pantalones y en el examen ocular de la celda, una bolsa con contenido blanco que resultó ser cocaína.

Según la autopsia y el auto de imputación, la muerte se produjo de "forma violenta a consecuencia de una reacción adversa a sustancias tóxicas", y la analítica en sangre "dio positivo en cocaína y sus metabolitos", en dosis "no letales por sí mismas".

Sin embargo, se considera que además del consumo, en el "mecanismo de la muerte han contribuido varios factores de riesgo", como "la situación estresante de la detención y contención".

Fuentes próximas a la investigación, señalan que hay dudas razonables para la jueza de que no se percatara nadie de que el detenido hubiera consumido drogas.

Oriol Vázquez, abogado de la familia del fallecido, ha explicado que "la autopsia señala que consumió cocaína entre 30 y 120 minutos antes de morir, y es evidente que un detenido no puede tener droga en su celda, por lo que como mínimo existe negligencia".

La juez también llama a declarar como testigos a otro agente, perteneciente a otro turno y que dio la voz de alarma al ver que el detenido no se movía y al conductor de la ambulancia.

Los mossos acudieron a un bar de El Vendrell al recibir un aviso del propietario alertando de que había reconocido al autor del robo de una televisión. Cuando los agentes llegaron, intentaron identificarle pero éste se resistió y trató de huir tras agredir a un mosso. Fue reducido, según afirmó a algunos medios el abogado de la familia del fallecido, por seis agentes que le inmovilizaron en el suelo durante varios minutos.

La policía calatala aseguró que la detención se produjo según el protocolo de actuación. El director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, también defendió la actuación de los agentes en las dependencias de El Vendrell cuando se hizo pública la investigación. Prat aseguró que la actuación de contención de los mossos fue "superior a lo habitual en una dependencia policial" debido al 2nivel de excitación" que presentaba el detenido, y reiteró que el informe de los servicios de emergencia decía que el fallecido simuló un desmayo en una primera atención en el hospital y que cuando se le encarceló intentó autolesionarse.

El detenido acumulaba 15 denuncias por delitos contra el patrimonio y desorden público.