Público
Público

Catalunya El CDR de Berlín coge fuerzas tras fijar su residencia Puigdemont en Alemania

En la capital alemana conviven desde hace años diferentes grupos de apoyo a la independencia de Cataluña, que organizan actos y acciones por el derecho a decidir de los catalanes.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Manifestantes muestran una estelada frente a la Puerta de Brandenburgo. / EFE

Desde hace poco más de un mes, Alemania forma parte diaria de la información mediática española, debido a la inicial detención de Carles Puigdemont y su posterior puesta en libertad en el Estado de Schleswig-Holstein. Actualmente Puigdemont reside en Berlín, a la espera del fallo judicial que decida su futuro.

En la capital (estado federal propio dentro de Alemania) cada día hay numerosas manifestaciones que reclaman todo tipo de derechos. Y cuenta además con una alta población migrante, que hace que sobre ese amalgama de culturas surjan movimientos político-sociales de todo tipo. 

A pesar de que la población catalana residente en Berlín cuenta con grupos culturales y políticos desde hace años, tras el 1 de octubre se intensificó la actividad orientada a apoyar un referéndum con garantías en Cataluña y una República Catalana.

En la ciudad hay un Comité de defensa de la República Catalana (CDR), que se reúne periódicamente para apoyar la independencia de Cataluña. De naturaleza pacífica, estos grupos reclaman la desobediencia civil. Noemí Argerich, catalana y residente en Berlín desde hace años, participaba en el CDR local hasta hace pocas semanas.

Comparar los CDR con ETA "es una exageración enorme"

Al escuchar las comparaciones que desde diferentes medios de comunicación e instituciones españolas se han hecho de estos grupos con la propia ETA, Noemí comenta que “es una exageración enorme, ya que son cosas que no tienen nada que ver. También se está practicando una desobediencia política, siguiendo con el mandato de la mayoría parlamentaria. Castigar eso con prisión preventiva y judicialización me parece prevaricación”.

Sobre los nueve presos catalanes, Marie Kapretz, catalano-germana y que trabajó como Delegada del Gobierno de Cataluña en Alemania hasta la aplicación del artículo 155, relata que “cada vez que alguien, elegido democráticamente, puede ser candidato a convertirse en presidente de Cataluña, es encarcelado de forma preventiva. Lo de comparar a los movimientos civiles de apoyo a la República Catalana con ETA no es nuevo. Es una estrategia que desde hace más de dos meses se está utilizando para desacreditar”.

Justicia alemana, Justicia española

Marie encuentra sustanciales diferencias entre la Justicia alemana y la española. “En Alemania la Justicia es independiente, en España hay muchas cosas que una democracia no puede tolerar. Aquí tenemos leyes bien hechas, que se aplican convenientemente y la separación de poderes se cumple. Es por eso que los políticos alemanes no suelen expresar su opinión sobre los fallos judiciales. Aquí se confía en la Justicia”. Sobre la represión en España, Marie opina que “aunque España y Alemania son países aliados, el hecho de que haya un estado de la Unión Europea encarcelando políticos desprestigia a toda Europa”.

"Que un estado de la Unión Europea encarcele políticos desprestigia a toda Europa

Al aplicarse el artículo 155, la delegación catalana en Alemania cerró y sus trabajadores se quedaron sin trabajo. Marie afirma que no le importa su destino laboral, porque “se está negando a un pueblo su derecho a decidir”.

Sobre las diferencias ideológicas de los partidos proindependencia y cómo podrían casar en un futuro, si Cataluña llegase a independizarse, Marie responde que “a raíz de la frustración de no poder negociar un Estatuto (el Estatut de Catalunya), se produjo una fractura social y política. La gran noticia es que partidos tan diferentes se unan por una causa. Hasta un partido que hasta ahora era unionista, como el PdeCat, se ha vuelto independentista”.

La cuestión ideológica es algo que también preocupa a los emigrados. Solidaridad antirrepresiva, un grupo asambleario formado para apoyar luchar contra la represión en el ámbito político y de la libertad de expresión del Estado Español, también se ha posicionado a favor de la independencia catalana.

"El 155, un ataque"

Con una postura más internacionalista, el catalán Andrés Salvat cuenta que “nosotros no luchamos por la República Catalana, aunque la apoyamos. A pesar de esto, es innegable que el artículo 155 ha hecho que el Estado Español se quite la careta. Es un ataque a la democracia y la voluntad popular. Y querer comparar movimientos de protesta populares con un grupo armado, lo único que muestra es su desesperación por crear un relato para justificarse. No se sostiene de ninguna manera”.

"La de Puigdemont no es mi república. No le voy a hacer campaña electoral al PdeCat"

Noemí Algerich tampoco coincide ideológicamente con Puigdemont. “La de Puigdemont no es mi república. Yo lucho contra la represión y por la liberación de los presos y la vuelta de los exiliados, pero no le voy a hacer campaña electoral al PdeCat ni a ERC”, aduce. En el CDR en el que participaba hay diferentes sensibilidades políticas, pero son muy reticentes a hablar con la prensa debido a que se sienten presionados e incluso vigilados.

Según Noemí, “en Cataluña no hay quorum suficiente para declarar la independencia, pero si lo hay para un referéndum o una negociación. Por tanto, España debe buscar interlocutores aceptados por todos, para sentarse y hablar. Buscar soluciones en las que todos tengan que ceder un poco. La represión que se produjo tras el referéndum ha costado, seguramente, mucho más dinero que el propio referéndum”.

"Nuevo proyecto"

Hay algo en lo que Noemí y Andrés coinciden, y es en señalar la falta de sentido de Estado del Partido Popular. Según estos activistas, “hay que reconocer la plurinacionalidad española”. Andrés añade que “el Estado Español no puede reformarse desde su Estado actual. Se debe construir un nuevo proyecto de alianzas entre los pueblos en relación de igualdad y fraternidad, no imposición”.

Entre sus diferentes acciones, en Solidaridad Antirrepresiva preparan una charla con gente de Cataluña, País Vasco, Madrid y Andalucía, para darles una visión a los alemanes de lo que es realmente España.

Marie Kapretz también comenta que “la figura de referéndum existe en la Constitución española. No se contempla la independencia porque ningún estado suele regular eso”.

Noemí cree que, como el jurista Javier Pérez Royo, “las Constituciones no van por delante de los pueblos, sino que los sirven. Cuando no los sirven, se cambian para que esto pase. Todas las constituciones del mundo se reforman, excepto la española, que no se reforma cuando lo quiere el pueblo, sino cuando lo requiere Merkel. También me parece mal que hayan cerrado las oficinas representativas catalanas en Berlín, se deben volver a abrir. No es incompatible una embajada española con una representación catalana que defienda los intereses de los catalanes, siempre y cuando haya intereses comunes”.