Público
Público

Los indignados hacen su entrada en Sol tres días después del desalojo

Entre abrazos, aplausos y llantos de emoción, han coreado la consigna "esta noche sale el Sol"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hacia las 22.30 horas de la noche los indignados hacían su entrada triunfal en Sol. Tras tres noches de intentos frustrados, después de que la policía desalojase Sol y el Paseo del Prado el pasado 2 de agosto lo han conseguido. Entre abrazos, aplausos y llantos de emoción, llegaban los primeros indignados. Coreando consignas como 'esta es nuestra plaza', 'esto es una victoria' o 'esta noche sale el Sol' esperaban al resto mientras se iba perdiendo de vista el suelo del kilómetro cero.

Los indignados habían comenzado a reunirse en torno a las 20.00 horas en Atocha para denunciar la carga policial que ha tenido lugar esta noche. Un conflicto que se saldó con 20 heridos leves, 7 de ellos policías, y cuatro detenidos, de los cuales dos han sido puestos en libertad a lo largo del día. 

Miles de simpatizantes arrancaron en Atocha para bajar por el Paseo del Prado hacia Cibeles, mientras gritaban consignas como 'Nunca más violencia policial' o 'Así, así, así lucha Madrid'. Después continuaron por el Paseo de la Castellana y a su llegada a la sede del Ministerio del Interior se detuvieron para manifestarse frente a sus puertas. Los indignados, que antes habían destacado en Twitter la escasa presencia policial, a excepción de los que cortaban la calles para guiar el recorrido, aseguraban que más de 50 agentes de policía y entre 15 y 20 furgones custodiaban la sede.

Entre gritos y abucheos pedían la dimisión de los responsables de la carga policial. Las proclamas más conocidas, como 'Que no nos representan', encontraban la réplica en otras menos oídas, como 'vergüenza me daría ser policía' o 'es al pueblo al que hay que proteger'.

Después de leer un comunicado en repulsa a la violencia, los indignados dirigían sus pasos hacia Sol. Por el camino se vivían pequeños momentos de tensión provocados por algunos miembros del movimiento, que se encaraban a la policía, pero inmediatamente eran sofocados por el resto. Poco antes de que llegasen los indignados, los policías, con 9  furgones apoyados en la sede de la Comunidad de Madrid y otros situados en las calles aledañas, incrementaban su presencia en la plaza.

En Barcelona, el movimiento ha organizado una concentración para manifestar su apoyo ante lo ocurrido esta madrugada. Desde las 19.00 horas y frente a una importante presencia policial los indignados se han ido reuniendo en el centro de la ciudad.

También los indignados de Valencia han mostrado su solidaridad. A las 20.00 horas los manifestantes han iniciado una marcha a pie desde la calle Las Barcas hasta la calle Colón, cortando el tráfico.

Durante el trayecto han realizado varias sentadas y en una de ellas han leído varios artículos de la Constitución, para reivindicar la libertad de circulación, expresión y pensamiento. Una vez enfrente de la Delegación del Gobierno, donde tenían previsto protestar, han vuelto a sentarse mientras un miembro del movimiento leía un manifiesto contra la actuación de la Policía Nacional en Madrid.

Antes de que se iniciase la marcha, los indignados aseguraron que no pretenden acampar ni instalar un punto de información en Sol, como el que tenían anteriormente, sino que simplemente tenían previsto manifestarse pacíficamente.

Recelosos sobre la actitud que pudiese mostrar el cuerpo policial, el movimiento había establecido un protocolo de actuación que puede consultarse en la página web de la plaza madrileña. En caso de que la policía cargue contra los manifestantes la comisión de legal ha recomendado en el documento mantener la calma y permanecer en bloque pacíficamente con el objetivo de no dispersarse. También han hecho hincapié en la importancia de que conozcan el nombre y apellido del abogado del movimiento que se encuentre de guardia. 

Durante toda la tarde se ha permitido el acceso a la plaza y las estaciones de metro y cercanías han estado en activo.  A esperas de que llegasen los manifestantes, la Puerta del Sol presentaba una imagen de tranquilidad, con una reducida presencia de indignados y una docena de furgones policiales. En el centro de la plaza había una veintena de indignados, reconocibles porque llevaban algunas pancartas alusivas al movimiento 15-M, mientras charlaban entre sí o con algunos curiosos que se acercaban.

Las únicas vallas desplegadas eran las situadas frente al edificio que alberga la sede del Gobierno regional de la Comunidad de Madrid, donde, además, había cinco furgonetas de la Policía Nacional. Otras, del mismo Cuerpo, o de la Municipal, estaban en otros puntos y accesos de la plaza. Unos cuantos agentes patrullaban.