Público
Público

Los indignados exigen poder seguir celebrando asambleas en las plazas

 La nueva delegada del Gobierno en la comunidad ha avisado de que los indignados tendrán que notificar su voluntad de reunirse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los integrantes del Movimiento 15-M de Madrid nunca han pedido permiso a las autoridades para celebrar su asamblea general de cada domingo en la Puerta del Sol de la capital. Y no parecen estar dispuestos a hacerlo a pesar de que la nueva delegada del Gobierno en la comunidad, Cristina Cifuentes (PP), ha avisado de que los indignados tendrán que notificar a esta institución su voluntad de reunirse en esa plaza en aplicación del artículo 21.2 de la Constitución española y el 8 de la Ley Orgánica 9/1983 sobre el derecho de reunión.

De hecho, en la cita del pasado domingo, agentes de la Policía Nacional se acercaron a las personas que se preparaban para celebrar la asamblea y les advirtieron de que en la próxima ocasión deberían comunicar a la Delegación del Gobierno la celebración de la asamblea si no querían enfren-tarse a posibles multas.

Los agentes también les comunicaron que, según la normativa municipal, es 'ilegal' utilizar en una plaza pública un equipo electrógeno de megafonía.

Para Pablo Acosta, integrante del 15-M, estas medidas tienen un fin 'disuasorio' e 'intimidatorio', y fuentes de la asamblea aseguran que la posibilidad de comunicar a las autoridades la celebración de asambleas 'es algo que se debate, pero que no entra dentro de la línea de pensamiento del 15-M'.

No obstante, varias asambleas de barrio están difundiendo de forma masiva la convocatoria del próximo domingo con el objetivo, dicen, de demostrar a las autoridades que el de reunión es un derecho 'inalienable' al que 'no se puede renunciar'.