Público
Público

Los indignados insisten en su intento de recuperar Sol

La plaza ha sido totalmente cerrada a los ciudadanos y los manifestantes han recorrido el centro de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los indignados insisten en su intento de recuperar Sol tras el desalojo del pasado martes con una nueva manifestación. Aunque la policía ha permitido durante dos horas la entrada a la plaza por pequeños pasillos a los ciudadanos, los indignados se encontraron desde el primer momento con una cinta policial en la zona centro de la plaza, entre las dos fuentes y la entrada principal del Metro y Cercanías hasta el paso de coches.

Agentes de la Policía Nacional y Municipal custodian las calles que confluyen en la Puerta del Sol -Alcalá, Montera, Carmen, Preciados, Arenal, Mayor, Carretas y Carrera de San Jerónimo-, donde hay apostadas media docena de furgones y varios coches policiales.

Desde primera hora de la mañana hay vallas dispuestas para bloquear todos estos accesos, pero las zonas más reforzadas son los accesos desde las calles Mayor y Arenal, por donde ha subido la manifestación convocada este mediodía desde Plaza de Oriente hasta Sol. Asimismo, un helicóptero policial vigila desde el aire. Pero bajo gritos de 'eso, eso, eso nos vamos al congreso' los indignados han recorrido las calles aledañas al Kilómetro Cero.

A primera hora de la tarde, se ha producido la detención de una persona. Según han señalado testigos presenciales, minutos después de las 12 horas un hombre de unos 30 años trató de pasar a la Puerta del Sol por la calle Carretas identificándose a los policías y alegando que iba a trabajar. Ante la negativa de la policía, el hombre ha decidido permanecer sentado en el centro de Carretas pero los policías le han detenido para apartarle de la vía pública. La pasada madrugada, entre las 00:30 y la 01:30 horas, dos indignados más fueron detenidos, acusados de causar daños a un coche policial y de amenazas a la policía, según informa EP.

La policía ha desalojado algunos bares y restaurantes de la zona de Sol. Además, han evacuado a clientes de tiendas como el Cortefiel de la calle del Carmen y quitando la terraza del bar Europa, según ha informa Elena G. Sevillano en la red social Twitter.

Un hombre que pedía acceder a Sol para ir a trabajar ha sido detenido

En la misma red social, se han leído mensajes donde se hablaba de tiendas están vacías y dependientes que observaban la manifestación desde la puerta de sus establecimientos. 'El único movimiento dentro del perímetro de Sol es de policías corriendo de un lado a otro' decía otro usuario de Twitter.

Las entradas a las estación de Metro y de Cercanías de Sol han sido cerradas a las 13.40 por orden de la Policía Nacional y Municipal, según han informado fuentes del suburbano y, aunque han vuelto a abrirse a sobre las 16:00, ya están cerradas otra vez. Los accesos a Sol están cortados y la policía ha desalojado a la gente que había en su interior.

Según han informado los propios indignados en Twitter 'el día de hoy será una protesta continua' donde se irán uniendo a lo largo del día más personas hasta la concentración de las 20:00 horas.

Los indignados han corrido de un acceso a otro para leer el artículo 139 de la Constitución

Cerca de doscientos indignados se han paseado a primeras horas de la tarde por los alrededores de la Puerta del Sol y se han acercado a cada uno de los accesos para leer, delante del cordón policial, el artículo 139 de la Constitución, que establece que 'ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español'. Tras la lectura, coreaban 'esto es anticonstitucional' y 'Rubalcaba, tienes un marrón', informa Maite Iniesta.

También se han acercado al Congreso de los Diputados, al que no han podido acceder porque la policía tiene cortada la calle, donde los agentes han intentado cerrar el paso a los indignados, sin éxito.

Tal y como han decidido esta mañana en la asamblea que han celebrado en la Plaza de España, no insultarán a la policía ni se mostrarán hostiles con ella. 'No somos violentos, somos divertidos' o 'en el fondo sois personas, en el fondo os caemos bien', han sido algunas de las consignas que han gritado ante los cordones policiales.

A partir de las 20:00 horas, varios centenares de personas se han ido acumulando en los accesos a Sol. En la desembocadura de Carretas cerca de doscientas personas se han concentrado frente al cordón policial y durante una asamblea espontánea han leído el comunicado del Sindicato Unificado de Policía sobre las quejas de los agentes. El despliegue de las fuerzas de seguridad, igual que los últimos dos días, ha sido muy amplio durante todo el día.

Cerca de un millar de personas, procedentes de la manifestación que ayer miércoles concluyó en los aledaños de Sol, han participado esta mañana en una asamblea para decidir futuras actuaciones tras el cierre de los accesos a los indignados por segundo día consecutivo.

El tráfico ha permanecido cortado durante el transcurso de la reunión, a la altura de la Plaza del Callao, aunque los asistentes se han levantado para permitir el paso a un camión de bomberos entre aplausos. El dispositivo policial ha estado formado por tres coches de la policía municipal que hacían labores de vigilancia, y mantenían cortado el tráfico, mientras que en Sol continuaban los agentes de la Unidad de Intervención Policial impidiendo el paso.

Entre los participantes, un ciudadano ha tomado la palabra para proponer que se acampe en las inmediaciones del Palacio Real o la Catedral de la Almudena, algo que al final se ha descartado, informa Eduardo Muriel.

Otro asistente ha dicho que si la Policía les echa, 'habría que llevar el espíritu del movimiento a todas las plazas y barrios de España' y ha pedido que se instalen puntos de información en todas las asambleas zonales.

Las protestas de anoche dejaron de nuevo dos detenidos, informa EP. Al primero de ellos le acusaron de un delito de daños sobre un vehículo policial, mientras que al otra se le acusa de un delito de amenazas sobre los agentes que prestaban servicio en los alrededores de la plaza. Ambos se encuentran en el centro policial de Moratalaz, y esperan a recibir las pertinentes diligencias policiales para pasar a disposición judicial. Los otros dos detenidos durante las protestas de la noche del martes al miércoles ya han pasado a disposición judicial.