Público
Público

Los 'indignados' piden libertad sin cargos para los detenidos del 15-M

Han acampado por la noche frente al Congreso para protestar por la reforma de la negociación colectiva.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de la acampada de anoche frente al Congreso, una treintena de jóvenes 'indignados' se ha concentrado hoy durante aproximadamente una hora frente a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid para exigir libertad 'sin ningún cargo' para los arrestados en las manifestaciones convocadas en los últimos meses contra el sistema actual.

Los manifestantes han llegado a los juzgados de Plaza de Castilla procedentes de las inmediaciones el Congreso de los Diputados, donde se han concentrado para 'dar los buenos días' a los diputados que hoy convalidan el real decreto ley de reforma de la negociación colectiva.

A las puertas de los juzgados han coreado consignas como 'Que no, que no, que no nos representan', 'Que no, que no, que no tenemos miedo' o 'Pueblo manso, buen esclavo'.

Los congregados han sido vigilados por cuatro Unidades de Intervención Policial (UIP) o antidisturbios y varios efectivos de la Policía Municipal de Madrid.

La acampada nocturna frente al Congreso de los Diputados de unos 200 'indignados' no impidió la entrada sin altercados de los diputados a la Cámara para participar la sesión de control al Gobierno.

El objetivo de esta acampada era protestar por la reforma de la negociación colectiva, debatida en la Cámara baja. Su intención era dar los 'buenos días' a los diputados y diputadas por la mañana, antes de asistir al pleno, según informó Héctor Juanatey.

Los 'indignados' instalaron una pancarta de lado a lado de la calle en la que se lee la palabra 'respeto' y en tono festivo lanzan consignas como el ya reiterado 'que no, que no, que no nos representan', 'fuera, fuera', 'esta crisis no la pagamos', o 'diputado el que no bote'.

Los acampados se reunieron en asamblea para debatir como actuar en caso de producirse un posible desalojo, cuestiones que no han hecho falta llevar a la práctica ya que la noche transcurrió con normalidad.