Público
Público

Los indignados trasladan su descontento a los ayuntamientos

El 15-M recibió a los nuevos alcaldes con caceroladas. En algunas ciudades hubo incidentes con la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gritos, pitidos y ruidos de cacerolas marcaron la jornada de investidura de los nuevos gobiernos municipales. (Así te lo hemos narrado en directo). Los lemas 'Que no, que no, que no nos representan', 'Esta crisis no la pagamos' y 'No hay pan para tanto chorizo', que se hicieron famosos durante la manifestación del 15 de mayo, volvieron a sonar en boca de los indignados que acudieron a recibir a los nuevos alcaldes de las principales ciudades españolas.

En Madrid, más de un millar de personas se concentraron frente a los extensos cordones policiales que cortaban los tres accesos a la Plaza de la Villa, donde se ubica una de las sedes del Ayuntamiento de Alberto Ruiz-Gallardón. Los acampados en la Puerta del Sol, acompañados por otros ciudadanos afines al 15-M, reclamaron 'huelga general, que hace falta ya'. También hubo tiempo para las performances reivindicativas.

Hacia la una del mediodía, una comitiva fúnebre trasladó el cadáver de la democracia desde la calle Mayor (uno de los accesos a la plaza del Ayuntamiento) hasta el aparcamiento del consistorio, donde otros indignados esperaban la salida de los concejales. Poco más tarde, en otro de los accesos al edificio, una veintena de ciclonudistas se unió a la manifestación, donde fueron recibidos al grito de '¡bienvenidos a la revolución!'.

Las alusiones a los agentes que vigilaban que nadie traspasara el cordón de seguridad tampoco se hicieron esperar: 'A ti también te han bajado el sueldo', les recordaron. Pero, a pesar de la buena relación inicial entre manifestantes y Fuerzas de Seguridad, la tensión llegó cuando los coches oficiales que trasladaban al equipo de Gallardón desde la plaza de la Villa hasta Cibeles (donde se encuentra la otra sede del Ayuntamiento) salieron del aparcamiento.

En Madrid, una veintena de ciclonudistas se unió a la protesta

En ese momento, la Policía desalojó por la fuerza a los centenares de indignados -de todas las edades- que intentaban impedir el paso de la comitiva municipal con una sentada en medio de la carretera. Los agentes empujaron y arrastraron por el suelo a varios manifestantes, aunque nadie resultó herido grave.

En Vigo -donde los indignados consiguieron incluso colarse dentro del Ayuntamiento-, Salamanca y Castellón, los manifestantes vivieron situaciones parecidas a las de Madrid, ya que también fueron desalojados por la Policía. En Burgos y Vitoria, además, la jornada terminó con dos detenidos. En Palma de Mallorca, tres manifestantes que se atrevieron a trepar hasta el balcón del consistorio también acabaron detenidos.

En la capital, cuando la polémica terminó, más de un centenar de personas se trasladó a la Plaza de Cibeles para continuar con la protesta. Allí, en pleno centro de la ciudad, consiguieron cortar el tráfico durante más de dos horas, aunque todo transcurrió de manera pacífica y tranquila.

El movimiento continuará con una manifestación el día 19

En Valencia, la protesta contra la toma de posesión de la alcaldesa Rita Barberá se llevó a cabo en el propio campamento de indignados, que está situado en la misma plaza del Ayuntamiento. Desde las diez de la mañana, unas trescientas personas protagonizaron una incansable cacerolada que se prolongó hasta entrada la tarde, mientras decenas de agentes de la Policía Nacional, pertrechados con cascos, guantes y porras, rodearon la plaza, en un despliegue que asombró a los indignados y también a los transeúntes.

El ambiente de la concentración fue esencialmente festivo. Dos personas se disfrazaron de la alcaldesa y del president Francisco Camps para interpretar una parodia política en la que el president se negó a contestar a cualquier pregunta del público, en una fiel imitación del trato de Camps con la prensa. El caracterizado como Rita Barberá se quedó encandilado ante un puesto de bolsos del top-manta en alusión al presunto regalo de un bolso de marca que la trama Gürtel hizo a la alcaldesa, según consta en el sumario.

Hubo también momentos de tensión cuando un grupo de 12 agentes se internó en el campamento, gesto que hizo temer a los indignados que se produjera una situación similar a la del pasado jueves, cuando el enfrentamiento entre Policía y manifestantes se saldó con 18 heridos y cinco detenidos.

En Burgos, Vitoria y Palma de Mallorca la jornada terminó con detenidos

En esta ocasión no hubo incidentes y uno de los agentes que habían intervenido declaró a este periódico que la incursión se había debido a la necesidad de 'evitar que alguien lanzara objetos contundentes'. 'En el grupo hay de todo, no sólo comprometidos con el movimiento', añadió.

Adoración Guamar, una de las portavoces, acusó a la delegada del Gobierno, Ana Botella, de mentir cuando aseguró que tres de los detenidos tienen antecedentes penales. Afirmó que la información es falsa. Y pidió 'presunción de inocencia' para los jóvenes. La misma añadió que 'juega a favor del president de la Generalitat que sí está imputado'.

Los indignados de toda España, después de convertirse en protagonistas de la jornada de investidura de los ayuntamientos, se marcharán hoy de la mayoría de las plazas donde llevan acampados desde hace un mes. Pero, como aseguran, 'el movimiento continúa', motivo por el que ya han convocado otra manifestación para el próximo 19 de junio.

Los indignados del municipio madrileño de Torrelodones corrieron mejor suerte que sus compañeros de otras ciudades, donde fueron desalojados durante la toma de posesión de las corporaciones municipales. Allí, la nueva alcaldesa de la localidad, Elena Biurrun, de Vecinos por Torrelodones, dejó que el portavoz local del 15-M tomase la palabra al final del acto de investidura. “Dejé que dieran un pequeño discurso para exponer sus supuestos participativos, que coinciden con muchas de las reclamaciones que llevamos años haciendo desde la oposición”, explicó Biurrun. “Como ciudadanos quieren tomar parte en los presupuestos y en las decisiones y proyectos del Ayuntamiento que tienen que ver con ellos”, añadió la alcaldesa. Además, prometió “tener en cuenta” al movimiento y adelantó que próximamente mantendrá una reunión con ellos y otras asociaciones vecinales.