Público
Público

"Nosotros también estamos indignados"

Farmacéuticos de Toledo muestran su enfado por la deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No todos los farmacéuticos simpatizamos con el 15-M, pero nosotros también estamos indignados con la clase política. Es inconcebible que el político de turno despilfarre el dinero público y ahora tengamos que pagar nosotros la papeleta. ¿Hasta cuando va a durar esto?'

Con esta contundencia se manifestaba ayer en Toledo Juan Carlos [nombre ficticio], propietario de una farmacia 'de toda la vida' en el casco histórico de la capital manchega. 'Desde que abrí la farmacia hace 40 años, nunca había vivido una situación igual. Me he visto obligado a pedir dinero prestado a mi hermana para poder comprar medicamentos. ¡Es increíble!',exclama.

'No hemos dejado de pagar la Seguridad Social', apunta una cliente

Juan Carlos está acompañado por tres farmacéuticas más, que también se niegan a revelar sus nombres reales, según dicen, por miedo a posibles represalias. Los cuatro pasaron parte de la mañana de ayer visitando las farmacias de sus compañeros 'para ver quien había abierto y quien no'. Tras la ronda de vigilancia, compartieron sus penas y reivindicaciones junto a una taza de café: 'Mira explica Carmen, propietaria de una farmacia desde hace más de 20 años, yo tengo que comprar un medicamento a la cooperativa por 20 euros, por ejemplo, pero lo vendo al público por mucho menos porque viene con receta. La diferencia debe pagarla la Administración , junto a un plus. Pero si no paga, ¿de dónde sacamos el dinero para las facturas? ¿Y a los empleados, cómo les pagamos? Lucía, también boticaria, pone la puntilla a la explicación de Carmen: '¡Estamos regalando medicamentos! Mis facturas, mi hipoteca, la universidad de mis hijos... ¿Quién las paga?'.

Según explican estos boticarios, la Junta de Castilla-La Mancha les ha propuesto como alternativa al impago solicitar un crédito a bajo interés a Caja Rural, una alternativa que los cuatro rechazan de forma rotunda. '¿Quién ha generado la deuda? ¿Por qué debemos endeudarnos nosotros por su ineficacia? Además, ¿cómo vamos a pedir un crédito si ni siquiera sabemos cuando nos van a pagar?',señala Carmen.

'Esto es sólo un aviso, después vendrá el copago', señala un boticario

De pronto, una cliente habitual de María se une a la conversación. 'Os apoyo en todo lo que hagáis. Los trabajadores seguimos pagando religiosamente nuestros impuestos a la Seguridad Social. ¿Por qué tienen que dejar de pagar a los farmacéuticos? ¡La sanidad tiene que ser lo primero', protesta la señora.

Juan Carlos responde rápidamente, con un tono explicativo, casi didáctico, como si hubiese estado esperando la pregunta desde hace tiempo. 'Me temo que esto es sólo un aviso, después dirán que ha quedado demostrado que el sistema actual de financiación de la Seguridad Social es inviable y justificarán la introducción del copago', explica ante el asentimiento general de los presentes.

Tras la conversación con la cliente inesperada, los cuatro farmacéuticos critican a algunos de los que ayer optaron por abrir sus farmacias. Una de ellas es María Victoria Montalvo, ex presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Toledo y dueña de una farmacia de los negocios. Montalvo, que firmó inicialmente la solicitud de cierre patronal siguiendo los trámites legales, decidió finalmente no secundar la protesta porque, después de no ser autorizado el cierre por el Gobierno regional, no quiere incumplir la ley, tal como ella misma explicó a este diario. 'No he cerrado porque no voy a actuar fuera de la legalidad. Llevo esta farmacia desde hace más de 40 años y tengo muy claro cuales son los movimientos que hago. Yo no cierro porque no quiero que me multen. Si ellos [otros farmacéuticos] lo hacen, espero que sepan a lo que se exponen', explicó Montalvo.

Los farmacéuticos que sí han echado el cierre para reivindicar el dinero que se les adeuda, unos 125 millones de euros, se exponen a una multa de ente 3.000 y 15.000 euros del Gobierno autonómico, lo que a juicio de Juan Carlos es un 'abuso de poder en toda regla'. 'Primero no te pagan, luego expones tus reclamaciones y recibes silencio absoluto. Protestas públicamente y te amenazan con una multa. ¿Pero esto qué es?', se queja.

Antes de la despedida, lanzan un último mensaje. '¿Y la señora presidenta de la Junta ha cobrado? ¿Y sus asesores han recibido la nómina? Somos votantes del Partido Popular, pero esto supera todos los límites', concluye Carmen.