Público
Público

Un informe revela el deterioro de las escuelas infantiles en Madrid

El estudio enfatiza la importancia que prestigiosas entidades de todo el mundo otorgan a la enseñanza de 0 a 3 años y que está en peligro en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cambio de pañales 'se ha espaciado en el tiempo', algunas actividades han tenido que suprimirse, no hay tiempo para una atención 'más personalizada' y todos los niños juntos 'no caben en la alfombra'. Son algunas de las conclusiones del pormenorizado estudio dirigido por el departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Autónoma de Madrid sobre la incidencia del cambio de la normativa en el reglamento de las Escuelas Infantiles que el Gobierno de Esperanza Aguirre llevó a cabo en 2008.

El estudio enfatiza la importancia que prestigiosas entidades de todo el mundo otorgan a la enseñanza de 0 a 3 años y que está en peligro en Madrid desde la entrada en vigor del decreto 18/2008 que modifica negativamente los requisitos necesarios en cuanto a espacio, ratio de alumnos por docente, horarios o formación del personal.

El estudio al que ha tenido acceso este periódico revela que el 52,8% de los profesionales de las Escuelas Infantiles ha tenido que 'modificar la metodología' para que prime 'lo colectivo frente a lo individual'. El aumento de alumnos por docente que permite la Consejería de Educación ha provocado que un 26,6% de los encuestados afirme que 'no ha podido cambiar a los niños con la frecuencia que acostumbraban' afectando a su higiene.

El 61,8% de los cuidadores reconoce que los momentos dedicados a la higiene y la alimentación son 'más caóticos' y provocan, en opinión del 87% de los profesionales, que se hayan percibido cambios en los niños 'en relación con la agresividad, el nerviosismo y los conflictos entre los niños'.

Pese a la gravedad de la incidencia de la normativa en el trato con los niños que el Defensor del Pueblo ya apuntó en 2009 que apunta el estudio elaborado por pedagogos de la Universidad Autónoma de Madrid, la consejera de Educación, Lucía Figar, despreció el pasado jueves en la Asamblea de Madrid su contenido. La diputada socialista Fátima Peinado denunció que el estudio es una prueba del efecto negativo que el decreto estaba creando en los niños.