Público
Público

Las infracciones de tráfico se perseguirán en toda la UE

Los 27 compartirán la identidad de los conductores que no respeten las normas de circulación fuera de su país. Queda por establecer la fórmula de cobro y la cuantía de las sanciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Saltarse un límite de velocidad en el extranjero dejará de ser una infracción anónima. La Unión Europea acordó ayer crear un sistema de intercambio de datos para identificar a los conductores que cometan infracciones fuera de su país. 'Los ciudadanos europeos cada vez se mueven más, sobre todo en vacaciones', destacó el ministro Etienne Schouppe, en nombre de la presidencia belga de la UE. 'Pero tras dejar atrás sus fronteras, cambian la manera en la que conducen', justificó.

Por las carreteras de un país de la UE circula un 5% de conductores extranjeros que son responsables del 15% de las infracciones por exceso de velocidad, según datos de la Comisión Europea.

El sistema de intercambio de información acordado ayer por los ministros de Transportes será una realidad a finales de 2012, siempre que sea ratificado por el Parlamento Europeo. Una vez en vigor, permitirá a los gobiernos enviar al conductor una notificación de las infracciones que causan el 75% de los accidentes mortales. Estas son: el exceso de velocidad, saltarse un semáforo en rojo, no llevar puesto el cinturón de seguridad o conducir ebrio. Las sanciones por usar el móvil, circular por el arcén o ir en moto sin casco también serán cubiertas por el nuevo sistema, que deja fuera las multas de aparcamiento.

Sin embargo, el acuerdo no va acompañado de un método de cobro efectivo de multas, por lo que los 27 consideran la identificación del infractor sólo como un primer paso. El motivo está en la complejidad de los sistemas jurídicos europeos, que regulan de diferente manera las infracciones.

Haciendo uso del nuevo sistema, los países de la UE decidirán si la multa es lo suficientemente grave como para remitirla al conductor y acordarán entre sí la manera de obligarle a pagarla.

'Es un importante paso adelante por lo que supone de intercambio de información', aseguró Pere Navarro, director general de Tráfico, 'pero es verdad que las diferencias entre la legislación de unos y otros países en el tratamiento de las infracciones en este momento impiden ir más allá', lamentó.

'En el futuro, si te detienen o te fotografían cometiendo una de estas infracciones, la policía en el Estado miembro donde cometiste la infracción podrá localizarte y decidir cómo procesarte', aseguró Siim Kallas, comisario europeo de Transporte.

Si el conductor ignora la primera notificación, los acuerdos entre los países afectados establecerán cómo se impone la sanción. Navarro aseguró que España no tiene de momento ningún convenio de este tipo. Pero recordó que más allá de los radares que controlan los excesos de velocidad, infracciones como no llevar el cinturón o conducir ebrio son notificadas y cobradas en el acto por los agentes de Tráfico que detienen el vehículo, sea cual sea su país de origen.

Fuentes de Reino Unido e Irlanda, no obligados a participar en el acuerdo en materia de Interior y Justicia, han confirmado que se sumarán al intercambio de datos. Los ministros de Justicia tendrán que negociar una manera efectiva de cobrar las multas que no dependa de acuerdos bilaterales.

La UE considera este sistema de información una pieza clave para reducir el número de accidentes mortales. El número de muertos entre 2001 y 2009 se ha reducido en un 35% de media en la UE, un dato que con todo incumple el objetivo del 50% para 2010. Navarro destacó que España ha hecho los deberes con un espectacular descenso, pero lamentó que a nivel europeo los muertos por accidentes de moto sigan subiendo.

Por otra parte, los ministros de los 27 han pedido a la Comisión que 'examine la posibilidad de armonizar las normas de tráfico a nivel europeo'. La unificación de normas es un viejo sueño de Bruselas, que critica que en una UE sin fronteras físicas no puede haber tantas divergencias en aspectos básicos como la velocidad máxima permitida. En la actualidad, los límites según la peligrosidad del tramo varían de un país al otro, con varios estados miembros que no imponen ninguno para la circulación por autovías.

La unificación de las normas de tráfico es la principal reivindicación de las asociaciones de conductores. 'Es un acierto unificar las sanciones, pero hay prioridades, como la señalización, las tasas de alcoholemia permitidas y el límite de velocidad. No se puede empezar siempre por el afán recaudatorio', reclama el director de Seguridad Vial del Real Club Automóvil de España (RACE), Tomás Santacecilia.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, coin-cide en que es necesario que todos los países de la UE tengan 'un código de circulación único'. Arnaldo valora el acuerdo alcanzado ayer para intercambiar los datos de los conductores, pero destaca que será papel mojado si no se unifican los mecanismos de ejecución. Así, explica que uno de los problemas de España respecto a otros países como Alemania y Francia es que mientras aquellos resuelven las multas por la vía judicial, en España se resuelven por la vía administrativa, lo que dificulta su cobro, informa Vanessa Pi.