Público
Público

Las infraestructuras ferroviarias abren un frente entre barones del PP

Los presidentes de Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón hacen lobby' contra los de País Valencià y Murcia, también del PP, para dar prioridad a proyectos de transporte que transcurren por sus regiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace casi un mes, el pasado 26 de julio, una imagen disparaba algunas alarmas en el PP. De izquierda a derecha, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid; María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha; José Antonio Monago, presidente de Extremadura; y Luisa Fernanda Rudi, presidenta de Aragón. Estos barones territoriales conservadores, exponentes menos la madrileña del nuevo poder territorial de Mariano Rajoy, posaban portando un documento. Una carta que acababan de remitir al ministro de Fomento, José Blanco, y a la Comisión Europea para solicitar una cita que aborde la necesidad de impulsar 'una cuestión clave en el desarrollo económico' de sus regiones.

Esa 'cuestión clave' es el Eje Ferroviario de Mercancías Sines (Portugal)-Badajoz-Puertollano-Madrid-Aragón-París, comúnmente conocido como 'corredor central' o Eje 16 de la Red Transeuropea de Transporte. Un proyecto promovido durante los gobiernos del PP hasta el punto de que en 2003 fue declarado como prioritario por la Comisión Europea, algo que le abrió la puerta a optar a subvenciones para su desarrollo.

Los defensores del Eje 16 temen que esta infraestructura deje de ser prioritaria

El PP no tendría mayor problema si este frente común supusiese sólo una herramienta de presión a Fomento y Europa. Pero la historia va más allá. Otras dos comunidades, también en manos de los conservadores, el País Valencià y Murcia, pelean por otro proyecto, el corredor mediterráneo.

Ambos bandos están convencidos de que, pese a las voces que desde el Gobierno y la dirección nacional del PP abogan por la compatibilidad de ambas infraestructuras, la crisis económica va a hacer imposible que haya dinero para todos. Y pelean por las futuras subvenciones. Hace unos días, el extremeño Monago fue muy gráfico en sus declaraciones: 'Si no hay dinero para uno, como para hacer tres...'.

Con este panorama, las citadas comunidades autónomas se han dedicado a lo largo de todo agosto a lanzar mensajes, unos más directos que otros, en favor de la infraestructura que creen más beneficiosa para sus regiones. Así que no es de extrañar que, de la mano de Alberto Fabra, no haya tardado en anunciarse la réplica a la foto de Aguirre, Cospedal, Monago y Rudi.

Recién llegado a la Presidencia del País Valencià, Fabra ha hecho de la defensa del corredor mediterráneo uno de los ejes de su labor de Gobierno. Hasta el punto de sostener que es fundamental no sólo para España, sino para Europa. Y de reconocer que le hubiese gustado que sus compañeros que defienden el corredor central no se hubiesen aliado.

Y se ha puesto manos a la obra. Ayer mismo anunció que el miércoles se reunirá con el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. Y nadie descarta que más adelante se sumen a esta alianza Catalunya y Andalucía, por donde también transcurre el corredor Mediterráneo, con el fin de estudiar una estrategia común que dé más peso a la demanda de esta infraestructura, que consideran básica para el desarrollo de las regiones que gobiernan. Y que no estaría operativa en su conjunto antes de 2020.

El PP evita aclarar si incluirá estos proyectos en su programa electoral

De momento, el otro frente, el que defiende el corredor central, ya se ha apuntado un tanto. El ministro José Blanco les recibirá en Madrid el próximo 14 de septiembre.

¿Por qué se han agudizado ahora las tensiones? ¿Por qué tanta prisa cuando son proyectos a muy largo plazo? Esteotoño toca que la Comisión Europea revise aquellos proyectos de la red de ferrocarril transeuropea que son prioritarios o básicos. Es decir, está en juego la llave que da acceso a los fondos europeos.

El corredor central ya integra esta lista desde 2003. Y el Mediterráneo, y a ello va encaminado el esfuerzo realizado por el Ministerio de Fomento en los últimos años, pretende incorporarse a la lista.

Desde las comunidades defensoras del Eje 16 temen que la entrada en esta red de un nuevo proyecto español les reste protagonismo y fondos, máxime en la actual coyuntura económica. 'Concentrará el 30% del tráfico de mercancías terrestre a través de los Pirineos. Es un proyecto clave para el desarrollo económico y la cohesión territorial de las regiones centrales de la Península Ibérica y supone, además, un impulso vital en la búsqueda de sectores alternativos en los que asentar la recuperación económica de nuestro país', defendieron Rudi, Aguirre, Cospedal y Monago en la misiva dirigida a Blanco.

La réplica de Fabra llegó hace unos días a través una entrevista concedida a Europa Press en la que, además de confiar en la objetividad de Bruselas a la hora de estudiar el proyecto que afecta a su comunidad, recordó que el corredor mediterráneo atraviesa por comunidades en las que reside el 50% de España, además de producir el 60% de las exportaciones y el 70% de la riqueza turística española.

Además, Fabra recomendaba a sus compañeros de partido, aunque sin mencionarlos, que fueran 'rigurosos' en sus comentarios y dejaba caer que no dará su brazo a torcer. A su juicio, la férrea defensa quehace del corredor mediterráneo no es 'cuestión de territorios, sino de evidencias'.

Los presidentes del País Valencià y Murcia unirán fuerzas el miércoles

Fuentes de los gobiernos de las comunidades afectadas por el trazado del Eje 16 insistieron, en declaraciones a este diario, en que su demanda no es excluyente y que no pretenden herir el crecimiento del País Valencià, pero que están en su derecho de recordar que el corredor central es ya prioritario desde 2003.

De toda esta pelea entrecompañeros de partido, el peor papel lo desempeña María Dolores de Cospedal. La presidenta de Castilla-La Mancha también es secretaria general del PP, por lo que está ante el difícil equilibrio de defender los intereses de su región y representar a la dirección del partido, que en este caso ha optado por el silencio.

Conscientes de lo delicado del caso, hasta la fecha, ningún dirigente nacional del PP ha sabido precisar si Rajoy llevará alguna de estas dos infraestructuras en el programa electoral. La visión centralista de los conservadores, según la cual, todo pasa por Madrid, y el peso de Cospedal en el partido hacen muy complicado que Rajoy dé la espalda al corredor central.

Andrés Ayala, portavoz del PP en la Comisión de Fomento en el Congreso de los Diputados, ha sido el encargado de trasladar la tesis oficial del partido. A saber: que ambos proyectos son 'compatibles' y que no existe 'contradicción' alguna en que estos dos corredores sean básicos dentro de la red europea.

Sobre el central, Ayala muestra el convencimiento de su formación de que podría ponerse en funcionamiento parcial 'con obras relativamente asumibles'. Del Mediterráneo, además de sus propiedades 'socioestratégicas', valora su última finalidad: la de conectar con Hamburgo y la Península Escandinava. El diputado reitera el compromiso del PP de esforzarse para poner estos corredores en servicio con la mínima inversión asumible.

Desde el departamento que dirige Blanco insisten en que, pese a que ahora en el PP surjan voces que llamen a la compatibilidad de ambos proyectos, han sido los socialistas los que de verdad han apostado siempre por esta convivencia. Y recuerdan que, en 2003, los conservadores perdieron una oportunidad de oro para incluir también al corredor mediterráneo en la red prioritaria transeuropea.

Fabra ha reclamado a sus compañeros que sean 'rigurosos' en sus comentarios

El corredor mediterráneo ha sido una de las prioridades del departamento de Blanco. El también portavoz del Gobierno presentó en marzo en Barcelona un estudio técnico para esta infraestructura, que 'será un eje transversal de transporte de mercancías y de viajeros en alta velocidad que romperá la radialidad de la red existente'.

En el año 2009, se abrió un nuevo proceso de orientación de redes ferroviarias europeas y, desde entonces, Fomento ha intensificado sus gestiones para que este corredor sea un proyecto prioritario para Europa. Este trabajo se está haciendo en coordinación con todas las comunidades afectadas y los agentes económicos y sociales.

La intención del Ministerio es seguir invirtiendo en esta infraestructura independientemente de la decisión que tome la Comisión Europea. El problema es que queda muy poco para las generales y las prioridades pueden variar tras el 20-N.

Este enfrentamiento entrebarones regionales del PP se suma al que ya mantienen Cospedal en Castilla-La Mancha con sus compañeros en Murcia y el País Valencià a cuenta de la caducidad del trasvase Tajo-Segura.