Publicado: 13.05.2011 16:22 |Actualizado: 13.05.2011 16:22

"Los inmigrantes han traído enfermedades ya erradicadas"

El PP de Catalunya retoma su discurso xenófobo de manos de su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, y el candidato a la alcaldía de Barcelona, Alberto Fernández

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP de Catalunya ha vuelto a hacer de las suyas y ha arremetido de nuevo contra la inmigración. La primera ha sido su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, que ha acusado al PSOE y CiU de facilitar la entrada de 145.000 inmigrantes entre los años 2009 y 2010, gracias, en su opinión, a la fórmula del arraigo que ambos partidos aprobaron en el Congreso.

Sánchez-Camacho ha hecho estas declaraciones en el municipio de Salt, municipio ya conocido por las tensiones acerca de la inmigración. La presidenta del PPC ha asegurado que la entrada de inmigrantes en ese periodo de tiempo es superior al registrado durante los cinco años anteriores, que ascendió, según Sánchez-Camacho, a 114.000.

Para la candidata conservadora a la presidencia de Catalunya, "los dos (PSOE y CiU) han sido responsables de una ley de inmigración que permite que, por arraigo y en sólo tres años, los irregulares estén aquí en nuestra casa sin haber cumplido las leyes y trámites que deben hacer los inmigrantes legales".

La presidenta del PPC le ha recordado además al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que su partido "dio apoyo al proceso de regularización del señor Zapatero" y ha insistido en que él y el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, son responsables "de que haya más de 145.000 personas en España que han entrado en dos años de plena crisis económica sólo con una solicitud y trámite de arraigo".

Sánchez-Camacho ha defendido en Salt "una política de inmigración que no sea demagógica, populista e hipócrita". Para ella, la opción es "estar con los países de Europa que están haciendo políticas de integración de cumplimiento de los derechos, deberes y obligaciones de los inmigrantes", aunque existe también "la de la izquierda y el populismo, que lo que hace es papeles para todos".

La dirigente popular ha matizado que "la integración no es una opción, es una obligación y un compromiso para todos que facilita la convivencia". Sobre situaciones derivadas de la inmigración, Sánchez-Camacho se ha referido a "informes de salud pública en Barcelona en los que se ha detectado que enfermedades erradicadas se están reproduciendo".

Sobre esta cuestión, también ha hablado Alberto Fernández, candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, que ha recordado que "enfermedades que estaban erradicadas en la ciudad (Barcelona) desde hace mucho tiempo han vuelto a aparecer traídas por inmigrantes".

Sánchez-Camacho habla de "una política de inmigración que no sea demagógica, populista e hipócrita"

Aunque Fernández no se ha posicionado sobre la propuesta del candidato del PP a la alcaldía de Tortosa, Pau Fernández -pidió que se realizasen controles sanitarios a los inmigrantes antes de empadronarles-, sí ha señalado que "a lo mejor, de la misma forma que cuando visitamos algunos países nos tenemos que vacunar, a lo mejor tendremos que mirar más cosas".

El Partido Popular ha retomado ya desde hace meses un programa electoral centrado en los ataques contra la inmigración. Mariano Rajoy, líder de los conservadores, afirmó que tenían intención de recuperar el contrato de integración para inmigrantes que habían llevado en el programa de las elecciones generales de 2008, algo que ratificó luego la propia Sánchez-Camacho.

Además, también fue muy polémica la postura xenófoba del candidato del PP a la alcaldía de Badalona, Xavier García-Albiol, que en marzo de este año prometó "mano dura" , "presión policial" y "restricción de las prestaciones sociales" a los gitanos rumanos y a los inmigrantes irregulares que a su juicio han venido a "delinquir" y han convertido Badalona en un "polvorín".