Publicado: 04.11.2012 18:43 |Actualizado: 04.11.2012 18:43

La insumisión frente a la deuda, nuevo objetivo de los indignados europeos

Finaliza el encuentro internacional 'Ágora 99', organizado por colectivos del 15-M en Madrid, con una mayor unidad entre los movimientos contra la austeridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más organizados, más coordinados y con un nuevo objetivo común: situar el impago de la deuda ilegítima como la principal reivindicación de los movimientos ciudadanos contra la austeridad en Europa. Así regresan a sus lugares de origen los activistas de varios países del continente, así como de distintas ciudades españolas, que llegaron el pasado jueves a Madrid para participar en el encuentro internacional ‘Ágora 99', organizado por el 15-M y que ha finalizado este domingo.

Estos jóvenes también vuelven a sus ciudades con gran cantidad de experiencias y reflexiones que han tenido en las más de 30 reuniones temáticas que se han celebrado en apenas dos días. El propósito del encuentro se ha cumplido: todos están de acuerdo en que se ha dado un gran paso para la unión de los movimientos.

La fecha clave en todas las agendas es el 14 de noviembre, día en el que los sindicatos de Grecia, Portugal y España han convocado huelga general y en varios países más, como Italia y Francia, paros parciales y movilizaciones. Ese día saldrán a la calle también estos movimientos, junto a las centrales, pero con sus propias convocatorias, lemas y reivindicaciones. Y éstas coinciden con los tres temas de los que se ha discutido en el 'Ágora': derechos, democracia y deuda.

Si, como se ha repetido estos días, el objetivo de los sindicatos mayoritarios es regresar al pacto social anterior a la crisis económica, los "movimientos del 99%" saldrán a la calle para reivindicar un "proceso constituyente" para una "democracia real en Europa" y una "nueva carta de derechos sociales" que sirva como defensa y ampliación de los actualmente existentes en los Estados occidentales y que están siendo atacados a través de reformas y recortes. Y para tan ambicioso objetivo sólo encuentran una vía posible por la que empezar: realizar auditorías ciudadanas y negar el pago de la deuda que haya sido generada de forma ilegítima.

Estos movimientos apuestan por una "nueva carta de derechos sociales" para Europa

En España las últimas movilizaciones del 15-M ya se han convocado utilizando la deuda como principal reivindicación. Así ocurrió el pasado 13 de octubre, cuando miles de personas llenaron las calles de un gran número de ciudades a grito de "no debemos, no pagamos". Por eso, en los talleres de análisis se ha tratado con especial interés este asunto, examinando cómo tanto en la educación, sustituyendo becas por préstamos, como en la sanidad o en la vivienda, la deuda está atrapando toda la existencia de los ciudadanos. Al mismo tiempo, los Estados se ven obligados a llevar a cabo los recortes para poder pagar ese débito generado por las grandes entidades financieras.

Estas jornadas han supuesto "un paso más en la creación de un frente amplio desde la periferia europea en defensa de los derechos adquiridos durante décadas, y por tanto en contra de la Troika y los gobiernos neoliberales", explica a Público Miguel Ardanuy, estudiante y activista que ha participado en el encuentro. Él entiende que, puesto que los países están sufriendo los mismos recortes, "se requiere una lucha conjunta".

La lluvia ha impedido que la asamblea final del encuentro se celebrara en la Puerta del Sol como estaba previsto. En su lugar, los activistas han tenido que acudir al centro social EKO, el espacio que utiliza el 15-M del barrio de Carabanchel. Allí se han expuesto las conclusiones a las que han llegado en las decenas de talleres y reuniones que se han celebrado durante los dos últimas días. Aunque se han constatado algunas citas internacionales, no han puesto una fecha para el próximo ‘Ágora 99', puesto que los participantes han preferido esperar a bajar los acuerdos a las diferentes realidades de cada país y esperar a después del 14 de noviembre.

Para ese día, los movimientos en España ya tienen plan: vovler a rodear el Congreso de los Diputados en Madrid. Con el propósito de realizar la huelga de forma novedosa y alternativa, tal y como se ha planteado en el 'Ágora', desde la plataforma 'Toma la Huelga' de la capital, que reúne al 15-M y otros colectivos sociales, se ha hecho un llamamiento "a no parar solo en los centros de trabajo, sino a bloquear a la ciudad al completo. Extender la huelga al campo del consumo y al campo comunicativo y de cuidados". Porque para ellos ésta es "una huelga en clave destituyente, que apunta al poder de la Troika y el endeudamiento como principales motores de la miseria en toda Europa".