Público
Público

La insurgencia afgana mata a un militar español

Joaquín Moya murió por un disparo en el pecho aunque llevaba chaleco antibalas. Defensa cree que el proyectil pudo entrarle por un costado 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El repliegue de las tropas españolas en Afganistán comenzará en los primeros meses del 2012. Pero la misión ISAF de la OTAN en el país en la que participa España y que trata de instaurar la paz en la zona, parece estar lejos de cumplir con su objetivo. Ayer, el sargento primero Joaquín Moya Espejo se convirtió en la última víctima mortal española del conflicto armado.

El militar recibió un disparo en el pecho de los insurgentes durante un hostigamiento contra las tropas afganas en las proximidades de Ludina, en la provincia afgana de Badghis. Moya formaba parte de un Equipo Operativo de Asesoramiento y Enlace del Ejército que acompañaba a los militares afganos a los que las tropas españolas han instruido en los últimos años.

Chacón suspende su viaje a El Hierro para ir a Afganistán y repatriar el cuerpo

La unidad del Ejército Nacional Afgano estaba en ese momento desplegada en una loma al noroeste de la pequeña localidad de Ludina, y estaba siendo protegida por un equipo de tiradores de precisión. El Ministerio de Defensa informó a través de una nota de que, tras el ataque, Moya fue evacuado en un helicóptero estadounidense hasta el hospital Role 2 del municipio cercano de Bala Murghab, gestionado por las fuerzas españolas, pero que durante el vuelo entró en parada cardiorrespiratoria y murió.

Fuentes del departamento que dirige Carme Chacón insistieron en que se cumplió con el protocolo de seguridad, ya que el sargento primero llevaba puesto el chaleco antibalas. Adujeron que el alcance pudo deberse a la 'mala suerte', y que la investigación apunta a que la bala le pudo entrar al militar por un costado o por el hombro.

La ministra de Defensa canceló el viaje que tenía previsto realizar a El Hierro y, a última hora de ayer, partió en un vuelo del Ejército del Aire hacia Afganistán junto con el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Julio Rodríguez. Defensa prevé que hoy mismo Chacón regrese a Madrid con el cuerpo de Moya Espejo y que el funeral en su honor se celebre esta noche o mañana por la mañana.

El sargento primero es la cuarta víctima mortal que ha fallecido por disparo desde que las tropas españolas se desplegaron en Afganistán, en 2001. Los últimos españoles fallecidos por arma de fuego en ese país fueron dos guardias civiles y un intérprete, que murieron mientras daban clases a miembros de la policía de Afganistán en Qala i Naw, por los disparos de un agente afgano. Desde hace diez años han muerto 97 españoles en el país, la mayoría de ellos, 62, en el accidente del avión Yak-42.

El sargento y otros españoles acompañaban a militares afganos El Gobierno tiene previsto realizar el repliegue de Afganistán de forma progresiva. De los 1.555 militares que hay ahora mismo en el país está previsto que 155 regresen en el primer semestre de 2012. En los seis primeros meses de 2013 se procederá a retirar a otros 620 y en 2014 regresará el resto, 780. Esto coincidirá con la transferencia de poder a las autoridades afganas y coin-cide con el calendario fijado por la OTAN.