Público
Público

La integración y la crisis reducen los embarazos

Las inmigrantes adoptan la baja natalidad de las españolas y caen por segundo año consecutivo los permisos de maternidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¿La crisis? Lo importante no es el dinero, sino el amor que le vamos a dar a nuestra hija', defiende convencida Eve, una hispanista que en este momento disfruta de su permiso de maternidad. Ni ella ni su compañero permitieron que la situación financiera interfiera en sus planes, pero los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo e Inmigración reflejan una situación diametralmente opuesta: en los dos últimos años ha caído un 8,6% el número de permisos por maternidad registrados en España.

Mientras que a septiembre de 2008 se habían concedido 269.805 prestaciones por maternidad por parte de la Seguridad Social, en el mismo periodo de 2010 la cifra ha menguado hasta los 247.326 procesos admitidos.

Según los expertos, en 2010 el número de partos bajará más del 5%

'Estamos seguros de que el año 2010 caerá mucho más el número de nacimientos que el año anterior, ya que la decisión de tener un hijo se toma muchos meses antes de tenerlo, lógicamente, y fue en 2009 cuando de verdad se notó el golpe de la crisis', avanza María Pazos, la portavoz de la plataforma PPIINA, que defiende la igualdad de los permisos de maternidad.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el año pasado los nacimientos cayeron un 5%, un porcentaje que será superado en 2010, como aventura la mayoría de los expertos. La secretaria de Igualdad del sindicato UGT, Almudena Fontecha, considera que la disminución de los permisos de maternidad son un fiel reflejo de los efectos de la crisis. 'Los números de este trimestre no nos han sorprendido en absoluto. Confirman una tendencia sostenida desde hace algo más de un año. Las dificultades económicas están condicionando a las parejas a la hora de atreverse a dar el paso de tener hijos', analiza.

'Las dificultades condicionan a las parejas', advierte UGT

Es muy significativa la reducción de más de 22.000 permisos en dos años, ya que la evolución de los nacimientos hasta 2008 había sido al alza. En concreto, desde 2006 había crecido más de un 14% el número de permisos. El año 2009 se convierte así en un punto de inflexión que rompió una evolución al alza del número de partos que duraba más de una década, desde 1998.

Extranjeras españolizadas

Fontecha aporta otra lectura, la de la integración de los inmigrantes, que estarían adaptándose a las costumbres españolas de tener pocos hijos en cada familia. 'La fertilidad de los trabajadores inmigrantes de carácter estable muestra un comportamiento similar al de los autóctonos. Ya se ha amortiguado el impacto inicial de los extranjeros que tenían grandes proles por herencia cultural', defiende.

De 2002 a 2009 la media de hijos de las extranjeras pasó de 2,05 a 1,69

Los datos del INE aseguran que el número medio de hijos por mujer extranjera ha pasado de 2,05 del año 2002 a 1,69 en 2009. En ese mismo periodo, los partos por mujer española pasaron de 1,21 a 1,33.

La directora de la Cátedra de Género de la Universidad Rey Juan Carlos, Laura Nuño, coincide en dibujar un panorama en el que las nuevas españolas se han mimetizado con un entorno de baja natalidad. 'El impacto de la crisis económica es innegable, pero no hay que olvidar el papel que desempeñan las nuevas pautas de natalidad de los extranjeros, que han adoptado las locales', analiza Nuño.

Según esta catedrática, los efectos del paro entre los menores de 40 años están generando un fenómeno todavía sin cuantificar, el de las mujeres que le ponen al mal tiempo buena cara y aprovechan el subsidio de desempleo para lanzarse a la aventura de la maternidad.

'Es una clave que estamos empezando a estudiar, la de los casos de mujeres despedidas que aprovechan la prestación del paro para tener hijos, algo que estaban posponiendo mientras trabajaban para que el parto no perjudicara su carrera profesional', asegura Nuño, quien recalca que la media de edad de las parturientas sigue siendo muy elevada, en torno a los 30 años.

El permiso por paternidad es independiente del de la madreOtra variable que ha descendido pero menos es el número de permisos de paternidad pedidos por los progenitores: un 0,5%. El permiso por paternidad, que se estableció en la Ley de Igualdad de 2007, es independiente del de la madre y compatible con el disfrute por parte del padre del permiso por maternidad cuando es cedido por la madre.

'Todavía existe un margen importante para que los padres se acostumbren a coger este permiso novedoso, por lo que aún se siguen sumando nuevos progenitores a esta prestación', razona María Pazos desde la plataforma PPIINA.

El importe del subsidio por paternidad, de 13 jornadas de duración más otros dos días por nacimiento, es del 100% del salario y se abona directamente por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, como sucede con las madres. En este último caso, la prestación se abona durante 16 semanas de permiso (ampliables en caso de parto múltiple en dos semanas más por cada hijo a partir del segundo).

En total, la Seguridad Social destinó más de 1.503 millones de euros al pago de las prestaciones entre enero y septiembre de 2010, de los que 1.337,4 millones fueron para el subsidio por maternidad y 166 millones para el de paternidad.