Público
Público

Interior crea una brigada policial para expulsar delincuentes extranjeros

El objetivo es conseguir acelerar las repatriaciones a sus países de origen de aquellos delincuentes extranjeros reincidentes y especialmente violentos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio del Interior pondrá en marcha este otoño la nueva Brigada de Expulsiones de Delincuentes Extranjeros (BEDEX) que se encargará de repatriar a sus países de origen a aquellos delincuentes extranjeros reincidentes y especialmente violentos.

Así lo ha anunciado el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, en una comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso en la que ha dado cuenta de las líneas generales de su departamento.

Camacho ha explicado que el objetivo de la nueva brigada será contribuir a la disminución de la 'alarma social' que provocan determinados hechos violentos llevados a cabo por delincuentes extranjeros.

La nueva brigada, que dependerá de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, se encargará de perseguir y, en su caso, expulsar del país -siempre con autorización judicial- a delincuentes de origen extranjero, ya sean terroristas, integrantes de bandas organizadas, o implicados en delitos de violencia doméstica.

La unidad acentuará las llamadas 'repatriaciones cualificadas', es decir, la de aquellos individuos que dada su condición de multireincidentes o por su agresividad provocan un 'efecto negativo' para el resto de ciudadanos que residen en España.

En cuanto a los niveles de delincuencia, Camacho ha asegurado que España es un país 'muy seguro' y ha avanzado los datos provisionales de 2007, en los que se observa un descenso del 3,8% de la tasa de criminalidad.

La tasa de infracciones penales por cada mil habitantes en el área de responsabilidad de la Policía y la Guardia Civil ha pasado de 52,1 en 2002 -el máximo histórico- a 47,5 en el conjunto del año pasado y 46,6 en el mes de julio de 2008. Ello se ha conseguido, según ha destacado el secretario de Estado de Seguridad, a pesar del importante crecimiento de la población española, de un 7,8% desde 2003.