Público
Público

Interior pretende llevar a los detenidos a la Audiencia Nacional acusados de delitos contra el Estado

Los detenidos son 28 hombres, 6 mujeres y un menor. Fueron interrogados este miércoles por la Brigada de Información de la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía pretende poner a disposición de la Audiencia Nacional a los detenidos en las manifestaciones del 25-S celebradas en Madrid, debido a que les acusará de delitos contra las instituciones del Estado alegando que el objetivo de su acción era el Congreso de los Diputados.

Fuentes de la Audiencia Nacional, sin embargo, explicaron que hasta las 15 horas de este miércoles, el juez Central de Instrucción de guardia, Santiago Pedraz, no había tenido comunicación de la Policía sobre las detenciones y sobre su intención de llevar allí a los arrestados para que se les tomase declaración como imputados en los delitos citados.

Las mismas fuentes, consultadas por Público, señalan que el juez sólo podría hacerse  cargo de los detenidos si la Policía se lo comunica con 24 horas de antelación, y si los considera arrestados en el marco de las diligencias que el juez Pedraz abrió la semana pasada contra supuestos promotores del 25-S, dentro de las cuales ya ha citado a declarar el próximo 4 de octubre como imputados a 8 personas. Esto ocurrió antes de la manifestación del martes.

Sin embargo, si no es en el marco de esas diligencias, el juez entiende que los 35 detenidos en la manifestación deberían ser puestos a disposición de los Juzgados de Madrid, en Plaza de Castilla, y que será el juez de guardia el que valore, posteriormente, si se inhibe o no en favor de la Audiencia Nacional.

Mientras estas cuestiones procesales se dirimen, los más de 30 detenidos continúan arrestados en dependencias policiales de Madrid, en concreto en las instalaciones de Moratalaz. Allí están siendo interrogados por agentes de la Brigada de Información.

El Ministerio del Interior y la Policía han difundido que los delitos de los que podrían ser acusados los detenidos están recogidos entre los artículos 493 y 495 del Código Penal.

El primero de ellos señala textualmente: 'Los que, sin alzarse públicamente, invadieren con fuerza, violencia o intimidación las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, si están reunidos, serán castigados con la pena de prisión de tres a cinco años'.

Mientras que el artículo 494 dice: 'Incurrirán en la pena de prisión de seis meses a un año o multa de doce a veinticuatro meses los que promuevan, dirijan o presidan manifestaciones u otra clase de reuniones ante las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, cuando estén reunidos, alterando su normal funcionamiento'.

El artículo 495, por último, señala: '1. Los que, sin alzarse públicamente, portando armas u otros instrumentos peligrosos, intentaren penetrar en las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de la Asamblea Legislativa de una Comunidad Autónoma, para presentar en persona o colectivamente peticiones a los mismos, incurrirán en la pena de prisión de tres a cinco años.

2. La pena prevista en el apartado anterior se aplicará en su mitad superior a quienes promuevan, dirijan o presidan el grupo'.

Aparte de estas acusaciones, la Policía acusará en cada caso a quienes considere que ha cometido además delitos contra el orden público, daños o desacato, según confirmaron las mismas fuentes.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, declaró este miércoles en la Comisión de Interior del Congreso que la mayor parte de los detenidos proceden de 'grupos de extrema izquierda, okupas y anarquistas', que actuaron 'de forma organizada y estructurada'. Indicó que 12 de los 35 tienen su domicilio habitual fuera de Madrid, y que uno tiene antecedentes por delito de homicidio doloso. Del total, 28 son hombres, 6 mujeres y hay entre ellos un menor de edad.

Cosidó calificó de 'proporcionada y congruente' la actuación policial, ya que los agentes fueron golpeados 'con palos, piedras botes y toda una extensa variedad de objetos' por personas que iban 'armadas con escudos'.