Público
Público

Internet dispara el número de afectados

La intimidad de la red es clave para satisfacer los impulsos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los adictos al sexo encuentran en las nuevas tecnologías la posibilidad de tener un mayor número de contactos sexuales, minimizando el riesgo. Los sexólogos pronostican que cuanto más común sea el uso de internet habrá más personas que padezcan esta adicción.

Antoni Bolinches, profesor y coordinador del Máster en Sexología Clínica y Salud Sexual de la Universidad de Barcelona, lo tiene claro: 'El sexo virtual está generando que las personas que antes no se atrevían a satisfacer todos sus impulsos sexuales o no encontraban la forma de hacerlo, tengan más posibilidades. Por ello creemos que van a disminuir los adictos al sexo real y aumentarán los adictos al sexo virtual'.

Disminuirán los adictos al sexo real y aumentarán los del virtual

La red proporciona a los adictos más intimidad y la posibilidad de contactar con varias personas al mismo tiempo, a la vez que disminuye los riesgos de ser víctimas de una agresión o del contagio de una enfermedad venérea. 'Hay que tener en cuenta que un adicto es incapaz de calibrar los riesgos de su conducta y, de hecho, son autodestructivos, por lo que la mayoría se exponen a muchos peligros cuando buscan sexo indiscriminado', dice Bolinches.

Este psicólogo ha tenido pacientes que mantienen sexo virtual con más de ocho personas a la vez, pero como todos los adictos, por muchas relaciones múltiples que tengan, nunca quedan satisfechos. 'Estas personas tienen la necesidad de autoafirmarse todo el rato y la red les ayuda porque pueden mantener relaciones desde su casa, desde el trabajo desde donde tengan conexión', añade.

La Red propicia que cada vez más mujeres den rienda suelta a su adicción

El psicólogo y sexólogo Vicente Ángel Briet afirma que el sexo compulsivo es un fenómeno que no tiene que implicar necesariamente una relación carnal, por eso las posibilidades que brinda la red son ilimitadas y facilitan la adicción. 'Cada vez más personas de las que acuden a nuestras consultas manifiestan problemáticas de carácter compulsivo asociada a chats eróticos, líneas calientes o portales de intercambio sexual', explica.

Bolinches cree que la red también propiciará que sean más las mujeres que den rienda suelta a su adicción, ya que muchas de las afectadas tienen una autoestima muy baja, por ello buscan a través del sexo reafirmar su atractivo personal. 'En la red pueden tener relaciones sexuales sin mostrarse del todo y sin exponerse tanto al rechazo', afirma el experto.

Asímismo, 'la virtualidad' disminuye el sentimiento de culpa. Algunos de los pacientes que llegan a consulta porque no pueden controlarse no están seguros de tener un problema tan grave, por no existir contacto físico. Pero en realidad los adictos al 'cibersexo' tienen los mismos problemas que los adictos al sexo convencionales. Se sienten culpables, frustrados, sienten vergüenza y nunca están satisfechos.

Briet explica que hay que entender que los adictos no pueden elegir libremente continuar o parar con su actividad. Lo que diferencia un adicto de una persona que tenga una vida sexual inusualmente activa es que por mucho sexo que practiquen, la insatisfacción perdura, por lo que son permanentemente infelices.