Público
Público

Investigan el robo de 200 matrículas en Francia

El ministerio de Interior y la Policía no descartan que se trate de ETA, pero no disponen de pruebas suficientes para afirmarlo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía está investigando el robo hace días de unas 200 matrículas en la localidad francesa de Pau.

A pesar de la cantidad de matrículas robadas, la Policía no tiene pruebas que determinen que se trata de ETA. La razón de la banda para llevar a cabo el robo sería la de poder seguir circulando por Francia sin levantar sospechas, esperando en el país vecino sin levantar sospechas.

Según las fuentes, cuatro encapuchados entraron en un taller de coches y trataron también de llevarse una troqueladora.

El ministro de Interior, Antonio Camacho, ha asegurado hoy que no existe 'ningún elemento en este momento de la investigación' para achacar a la banda terrorista ETA. 'La información reciente que me transmite la policía es que no existe ningún elemento en este momento de la investigación para estimar que haya podido ser la banda terrorista y que la hipótesis que sigue la policía francesa es que se trataría de delincuentes comunes', ha señalado.

El ministro del Interior ha agregado que la policía 'va a investigar a fondo' el suceso, pero ha insistido en que ésa es 'la situación actual'.

Las matrículas forman parte del nuevo sistema, que entró en vigor en 2009. El número está formado por dos letras, tres dígitos y dos letras más al final. Además, tiene el logotipo de la región a la que pertenece y el número de departamento que le corresponde.

Esta acción se produce en el marco del alto al fuego permanente, general y verificable decretado por la banda el pasado 10 de enero. El carácter general de este cese implica no llevar a cabo acciones de captación ni aprovisionamiento de material más allá del necesario para la supervivencia diaria de los terroristas y el mantenimiento en la clandestinidad.

No es el primer movimiento de este tipo que lleva a cabo la banda desde que decretase su alto fuego. Ya el pasado mes de junio fue detenido el terrorista Iñaki Domínguez Atxalandabaso, también en la país galo, procedente de Italia donde había adquirido numeroso material electrónico para fabricar bombas.