Público
Público

"Invitamos a los ciudadanos a desobedecer la reforma sanitaria por injusta, ineficaz y xenófoba"

La plataforma 'Yo Sí Sanidad Universal' impulsa la "desobediencia civil" ante el decreto que termina con el sistema de salud universal en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de trabajadores del sistema de salud público ha emprendido una campaña para impulsar y coordinar la 'desobediencia' a la reforma sanitaria emprendida por el Gobierno, que consideran 'injusta, ineficaz y xenófoba'. Desde la plataforma 'Yo Sí Sanidad Universal' —que agrupa a médicos, enfermeros, farmacéuticos, celadores y demás personal sanitario—, pretenden denunciar las 'mentiras' en las que se ha basado el Ejecutivo para 'imponer' un decreto que 'destruye el sistema universal del que veníamos disfrutando hasta ahora, que segrega a la población y se ceba con los más débiles'.

Además, invitan a la ciudadanía a 'desobedecer' la reforma y formar grupos que acompañen a inmigrantes en situación irregular a los centros de salud, con el objetivo de ayudarles con las trabas e informar al personal de cada barrio de la campaña en marcha. Con esta reforma, denuncian, 'pasamos de la cabeza de la UE a sitios de cola, en un sistema sanitario mejorable pero que era una de las referencias a nivel mundial'.

'Quieren hacernos creer que la sanidad en España es cara, cuando en realidad se dedica un 6% del PIB, que es menos de la mitad de lo que gasta Alemania', ha explicado Juan Luis Ruiz-Giménez, uno de los impulsores de la campaña. 'Mientras se ha recortado en sanidad, que es un servicio básico en cualquier sociedad, se ha ayudado a la banca con 166.000 millones de euros, y el fraude fiscal en nuestro país se cifra en 60.000 millones', ha denunciado.

'Quieren hacernos creer que la sanidad española es cara, cuando sólo se dedica a ella un 6% del PIB'

Los inmigrantes irregulares son uno de los colectivos de población que más sufrirán las consecuencias de esta reforma. 'Se está propiciando que mueran muchas personas', resume categórico Ruiz-Giménez. Los 'sin papeles' tendrán que pagar la atención médica que reciban, a excepción de los servicios de urgencia y algunos supuestos añadidos, como en caso de embarazo o de riesgo de salud pública. Sin embargo, los impulsores de la iniciativa han advertido de la trampa: 'Un paciente no se autodiagnostica, no sabe si la neumonía que tiene, por ejemplo, puede ser una enfermedad contagiosa grave, y tardará más en ir al médico porque tendrá dificultades para pagar la atención médica'.

La plataforma 'Yo Sí Sanidad Universal' quiere promover, además, la 'desobediencia en positivo' a la reforma sanitaria. 'Queremos seguir construyendo en la práctica, a pesar del real decreto, la sanidad universal, sin discriminación de ningún grupo social y sin repago', ha resumido Ignacio Revuelta, médico y otro de los impulsores de la campaña. 'No sólo los médicos pueden objetar, sino también todo el personal sanitario e incluso los ciudadanos', ha agregado.

'Queremos seguir construyendo la sanidad universal sin discriminación y sin repago'

Una de las iniciativas que han propuesto desde la organización es la de formar grupos de acompañamiento ciudadanos a inmigrantes irregulares [aquí puedes consultar el manual que han elaborado al respecto]. El objetivo sería que cinco o seis personas se agruparan para acudir a los centros de salud junto a conocidos que no tengan papeles y necesiten ser atendidos, de manera que se pueda llegar hasta el médico, plantearle la situación e informarle de la campaña de objeción.

'Aunque sea, se le puede ayudar con la cantidad de trabas burocráticas a las que se tendrá que enfrentar y que no son agradables para ninguna persona enferma', añaden, aunque, según reconoce Ruiz-Giménez, 'sólo se puede intentar persuadir, la última palabra la tiene el médico'.

Mientras tanto, la reforma comienza a tener consecuencias concretas. 'Hemos tenido ya un caso de un epiléptico al que no le han dado la medicación, lo que implica que en un plazo de tan solo 48 horas puede sufrir un ataque grave', ha relatado. 'Ha tenido que acudir a una ONG, Karibu, para que le paguen el medicamento, es decir, ha tenido que recurrir a la caridad para sobrevivir', ha desarrollado.