Público
Público

Invocar la República, ese insólito pecado "ilegal" para el PP

Los conservadores impugnan la toma de posesión de los ediles de IU en Zaragoza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP aspira a darle a la moviola en el Ayuntamiento de Zaragoza. Aspira incluso a que se revierta la elección de Juan Alberto Belloch como alcalde de la capital aragonesa. Se buscó, primero, tres cabezas de turco: los tres concejales de Izquierda Unida que, con los tres representantes de Chunta Aragonesista (CHA), apoyaron la investidura del candidato del PSOE (diez escaños) y no al conservador Eloy Suárez (15 actas). Vamos, 16 contra 15 escaños. Y agregó, después, una razón: la República, a la que los ediles de IU invocaron en su toma de posesión. Listo.

La película es como sigue. El 11 de junio, en el pleno de constitución del Consistorio, los representantes de IU prometieron “cumplir fielmente” con las obligaciones de su cargo “con lealtad al rey” y guardando y haciendo guardar “la Constitución, norma fundamental del Estado”. Hasta ahí, lo normal. Pero pactaron una coletilla: cada uno prometió “como ciudadano partidario de un Estado republicano”.

Luego cada edil puso de su cosecha. Pablo Muñoz expresó su “solidaridad con algunas de las causas” de los indignados que en ese momento ocupaban la plaza del Pilar, sede del Ayuntamiento. Raúl Ariza alargó el apellido del “Estado republicano”: defendió un modelo “federal, solidario y laico”. Y José Manuel Alonso, el portavoz, prometió “por exigencia legal” [pincha para ver el acta de constitución del pleno].

Ya aquel día, en el salón de plenos y en las salas anexas, se oyeron “descalificaciones” e insultos contra IU –“¡Comunistas de mierda!”– proferidos por “personas del PP” y sus invitados. Comentarios que eran “más propios de la dictadura franquista”, según denunció Alonso en una carta dirigida a Suárez el 14 de junio.

El PP cree inválida en su recurso la investidura del alcalde Belloch

Este pasado lunes, 11 de julio, el portavoz del PP registró en el Ayuntamiento un escrito por el que impugnó ante el alcalde la toma de posesión de los tres ediles de IU por sus alusiones a la República. Una toma de posesión que Suárez cree “ilegal” y que deja “sin efecto todos los actos, trámites y actuaciones” posteriores e invalida “todas las comparecencias, citaciones, designaciones para cargos o puestos”. El primer acto que se anularía, siguiendo la pauta del PP, es la propia investidura de Belloch, ese mismo 11 de junio, pues de no haber recibido el voto de IU y CHA jamás podría haber recibido el bastón de mando.

El texto del PP, al que tuvo acceso Público, fue notificado ayer martes a IU. Los conservadores se agarran a la doctrina del Tribunal Supremo (una sentencia de 1985) y del Constitucional (sentencias de 1985 y 1990) y alegan que “la fórmula ritual” con la que los concejales toman posesión de su cargo, regulada por el real decreto 707/1979, de 5 abril, “no debe ir acompañada de cláusulas o expresiones que vacíen, limiten o condicionen su sentido propio”. “Difícilmente puede acatar la Constitución española quien manifiesta, a la hora de hacerlo, que es partidario de un Estado republicano o federal cuando la Constitución ha fijado un Estado monárquico y compuesto por comunidades autónomas”, aduce el PP en su recurso [pincha aquí para ver la impugnación de Suárez].

La izquierda acusa a los conservadores de no asumir el resultado del 22-M y el Gobierno del PSOE

“Nos hemos quedado absolutamente perplejos”, aseguraba ayer el portavoz de IU. No creyó que Suárez iba de farol: “No, no es una malhumorada, utiliza subterfugios, técnicas de filibusterismo político, para desestabilizar el Ayuntamiento, porque esta es una de las grandes capitales de España que no está en sus manos”. Alonso está seguro de que el PP no parará quieto, de que irá a los tribunales porque quiere “bronca y judicializar la vida política”. “Pero no lo va a conseguir. IU hará sus políticas, buscará poner en común su programa con PSOE y CHA y que Zaragoza sea la punta de lanza de la izquierda”. Ni la federación ni los aragonesistas están en el Gobierno (no descartan entrar), pero sí prestan apoyo puntual a Belloch.

Las tres izquierdas señalan la “incongruencia” del PP, pues en las Cortes de Aragón, en las diputaciones provinciales y en otros puntos de España IU ha reivindicado la República. Y nada, ni queja ni grito en el cielo por el momento. “Es una broma pesada. Han votado la composición de las comisiones, de los patronatos... en donde está IU. Desde el punto de vista legal, no habrá problema –esgrime Carlos Pérez, portavoz socialista, recordando que el secretario general del pleno validó todas las tomas de posesión–. Pero quedará al desnudo que el PP no digiere que Zaragoza esté gobernada por la izquierda”. Juan Martín, su homólogo de CHA, calca el argumento. Y cose dos expresiones para pintar la actitud “ridícula” del PP: “pataleta” e “insulto a la inteligencia”. O sea: “Que asuma que no tiene la mayoría absoluta y punto”.