Público
Público

Una isla verde en un mar bipolar

ICV-EUiA es la única formación con representación en el Congreso que hace bandera del discurso ecologista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El premio Nobel de la Paz a Al Gore, el éxito de su película Una verdad incómoda, la extrema sequía, los veranos calurosos, la subida del petróleo...Todo parecía indicar que el cambio climático podía devenir en uno de los temas estrella de esta campaña electoral, pero la realidad es otra. Sólo hay un partido, ICV-EUiA, que hace bandera del discurso ecologista. El resto se limita va cubrir el expediente.

El candidato de ICV-EUiA, Joan Herrera, denunciaba el martes las visitas de lobbies empresariales a los grupos políticos del Congreso y exigía un registro para controlar su actividad. Precisamente desde hace unos años Herrera también recibe estas visitas de un sector empresarial que le tiene a él como interlocutor, el de las energías renovables. Iniciativa es lo más parecido que hay en el mapa político español a Los Verdes alemanes (la gran fuerza europea aunque algo venida a menos ahora). Por esa razón una fuerza estrictamente catalana se ha convertido en referente español de todo lo que tiene que ver con la defensa del medio ambiente y forma parte de Los Verdes Europeos.

Signo de identidad

En un escenario de fuerte bipolarización, el discurso verde sirve a ICV como signo distintivo de identidad. Y más si tenemos en cuenta que este tema fue poco menos que ignorado tanto por Zapatero como por Rajoy en el famoso debate. Así lo reconoce Marc Rius, jefe de campaña de ICV, que se muestra sorprendido de que un tema 'tan mediático, que ya forma parte de la cotidianidad y de las conversaciones de cada día' esté desaparecido de la campaña.

Para Rius 'se trata de un tema transversal, no sectorial, que en toda Europa se discute, incluso Sarkozy lo ha hecho, mientras que aquí tenemos uno de los pocos partidos de la Europa Occidental, el PP, que todavía niega el cambio climático.'

Referente europeo

La Fundación Nous Horitzons, vinculada a Iniciativa, ha llegado recientemente a un acuerdo de colaboración con la Heinrich Böll Steiftung, el principal think tank europeo en temas medioambientales, y en su programa electoral se incluyen un buen número de reivindicaciones históricas del ecologismo. Entre ellas se encuentran proyectos legislativos como una Ley de Ahorro y Eficiencia Energética, una Ley de Energías Renovables y una Ley de Movilidad Sostenible. Pero también una apuesta decidida por la fiscalidad verde, nua nueva cultura del agua y un calendario de cierre de las centrales nucleares.

El verde de ERC

Otro partido que integra en su interior un sector ecologista es ERC. El domingo pasado su candidato, Joan Ridao, se desplazó hasta Sallent, en el Bages, para denunciar la contaminación provocada por las montañas de sal que la empresa Iberpotash hace años que deposita en el municipio, y que ya han contaminado la mayoría de acuíferos de la zona. Allí, la alcaldesa de Santpedor, la republicana Laura Vilagrà, no desaprovechó la ocasión para cargar contra el departamento de Medi Ambient, dirigido por el ecosocialista Francesc Baltasar. Aun así, éste no es un vector determinante en la campaña de ERC, que sabe que su electorado se mueve por otro tipo de factores, básicamente por el discurso independentista y, en menor medida, el social.

CiU intenta movilizar a los suyos con apelaciones a la dignidad nacional y la posibilidad de forzar un cambio en la Generalitat. Cada partido tiene su librillo. Y el de Herrera es de color verde.