Público
Público

IU abre expediente informativo a los tres diputados extremeños

Eleva el conflicto a Comisión Federal de Garantías para que dirima "la legalidad estatutaria de la decisión"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dirección federal de Izquierda Unida ha reiterado, mediante un comunicado, su profundo desacuerdo con la decisión de los tres diputados extremeños de abstenerse en la votación y otorgar así la presidencia de la comunidad autónoma a José Antonio Monago, del Partido Popular.

Pero además, toma medidas contra esta rebelión: eleva el conflicto a la Comisión Federal de Garantías y abre expediente informativo a los tres diputados díscolos.

En el comunicado (en PDF),  la dirección federal de IU manifiesta 'la  más rotunda desautorización política a la posición del Consejo Político Regional de IU Extremadura', al desoír la petición expresa en sentido contrario que hizo el Consejo Político Federal y la Presidencia Federal de IU.

Por este motivo, la dirección del partido considera que IU Extremadura y sus tres diputados 'no representan hoy la política de Izquierda Unida y se sitúan fuera de la misma'.

El aparato federal, prosigue el comunicado, 'no se responsabiliza de las consecuencias políticas que se deriven en Extremadura o fuera de la comunidad autónoma'.

'Es un grave error con consecuencias para el resto del Estado'  Tal y como adelantó Público, la dirección federal se acoge artículo 9 de los estatutos y eleva a la Comisión Federal de Garantías el conflicto con Extremadura para que determine sobre 'la legalidad estatutaria de la decisión tomada por la dirección extremeña y de las posibles responsabilidades de la misma en una resolución de obligado cumplimiento para las partes'.

IU federal anuncia, como también avanzó Público, la apertura de un expediente informativo a los tres diputados electos, que se tramitará 'con carácter de máxima urgencia' para que estén 'concluidos antes de la finalización del mes de julio'.

Además, IU reitera que la abstención en Extremadura es un 'grave error para Extremadura, con consecuencias para el resto del Estado, al quebrar la confianza en la palabra dada a la ciudadanía y al compromiso solemne dado en campaña electoral'.