Público
Público

IU se centra en Rajoy y da por muerto a Rubalcaba

"Está fuera de cobertura", dice del candidato socialista. Emplaza al líder del PP a que prohíba los desahucios y muestre así su "talante"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La camisa azul y de manga larga de Cayo Lara, aun arremangada, chorreaba sudor. Mil personas se habían congregado en un espacio demasiado chico, el club Nazaret de Jerez de la Frontera. El calor se hacía asfixiante, pegajoso. No había sitio. Lleno.

Sin embargo, esa imagen de un candidato sudoroso, al límite de sus fuerzas, resume bien el carácter de una campaña del 20-N que Izquierda Unida ha planificado 'de menos a más', con la gira por tres plazas claves –el martes, Málaga; ayer, Cádiz, y hoy, Sevilla– como plato fuerte. Programación cumplida con creces.

La euforia era ayer inmensa en el recinto. No sólo para arropar a Lara, sino también al coordinador regional, Diego Valderas; al cabeza de lista al Congreso, Manuel Cárdenas, y su número dos, Ana Rodríguez. Y eso que, de los tres objetivos andaluces, Cádiz es la circunscripción en la que más costará arañar diputado.

Lara llevaba varios mensajes en la cartera en su visita a Algeciras, por la mañana, y a Jerez, por la tarde. Primero, el paro, ya que la gaditana es una de las provincias con mayor tasa de desempleo (31,36%), especialmente en el Campo de Gibraltar. Dos, la lucha contra los paraísos fiscales, dada la cercanía del Peñón. Y tres, el más importante, la apelación directa a Mariano Rajoy.

El proceso ha sido gradual. A una primera semana de campaña en la que IU igualaba a los candidatos de PSOE y PP, le siguió un cierto viraje: concentrar la catarata de críticas en quien ya se prefigura como ganador del 20-N.

El giro fue ayer miércoles claramente visible en Jerez. 'De [Alfredo Pérez] Rubalcaba no voy a hablar', dijo categórico. Sacó a colación las conversaciones frecuentes y últimas que, a decir de Rajoy, este mantiene con José Luis Rodríguez Zapatero, y que Lara interpretó como un avance del 'traspaso de poderes'. 'Sobran las razones, [Rubalcaba] está fuera de cobertura', añadió. Es decir, que está ya amortizado.

El líder de IU convoca a la convergencia de la izquierda para después del 20-N

Así que a Rajoy, al virtual vencedor de las elecciones, le hizo un emplazamiento explícito: 'Que diga que va a hacer un decreto ley para prohibir los desahucios', ahora que hay 'tanta gente sin casa y tanta casa sin gente'. 'Eso sí nos daría un sentido humanista de la sociedad, no digo ya de izquierdas o de derechas, y para ver su talante y si de verdad se quiere enfrentar a la banca de este país'. Lara se aplicó a sí mismo ese compromiso: 'Y si yo fuera presidente del Gobierno –y eso sí que es una utopía–, una de las primeras medidas sería aprobar un decreto ley por el que se prohibiera desahuciar a una familia'.

Al PP, y en particular a su responsable económico, Cristóbal Montoro, también le abroncó por plantear la creación de un banco malo que absorba todos los activos tóxicos de las entidades financieras. 'Bastante sufrimiento tenemos ya como para que tengamos que comernos el marrón de una cuadrilla de sinvergüenzas'. Otra advertencia: ante los previsibles nuevos recortes de un Gobierno de Rajoy, IU estará a la cabeza de las movilizaciones'. Por si acaso no había quedado clara la identificación, pegó al PP otra etiqueta, su ligazón con el franquismo: 'Siguen estando ahí, son más modernos, con más ordenadores, pero siguen siendo los de ayer'.

'Mi familia es como tantas que sufren la crisis', cuenta a los periodistas

El coordinador y candidato bañó su mitin en Jerez de mucha sustancia ideológica, sobre todo mirando para el solar que quede tras el 20-N. Partió de la premisa de que las políticas de la izquierda 'siguen vírgenes' en España, de modo que hay que 'conquistar las ideas de la izquierda para la mayoría de la sociedad'. Lara ofreció entonces el proyecto de convergencia de la izquierda que IU comenzó pero que dista de concluir. Calcó los objetivos que en su día, en noviembre de 2009, planteó cuando presentó el itinerario de la refundación: la defensa de los derechos sociales y laborales, los servicios públicos, las libertades sexuales, la igualdad, la República, el cambio de la Ley Electoral...

Antes del mitin de Jerez, antes del minimitin con 120 sindicalistas de CCOO en Algeciras, Lara se subió al bus de la caravana, para charlar con los periodistas que siguen su campaña. Hizo, claro, sus quinielas: IU superará el millón y medio de votos (969.946 tuvo en 2008 con ICV) y sentará a más de ocho diputados, número mágico con el que la federación se embarcó en la campaña [ver aquí entrevista a Lara en Público].

¿Qué ha pasado? El ambientazo en los mítines, la asistencia a los actos y su experiencia personal: 'Más que nunca se me acercan votantes del PSOE. Incluso una concejala del PSOE me lo dijo'. También le preguntan indignados, y le piden 'disculpas' por haberle metido en el pack de la clase política al uso. Socialistas defraudados y 15-M, justo el objetivo que más persigue IU.

Lara habló de los palos de la recesión. Él padeció la 'humillación' del desempleo cinco meses, cuando perdió en 1999 la alcaldía de su pueblo, Argamasilla de Alba (Ciudad Real). Hoy, es su mujer, Juani, y sus dos hijos, Cintia y Olmo, los que padecen el paro. Los sostiene con su sueldo, el que le paga IU: 2.372 euros netos al mes. Salario que, prometió, mantendrá de diputado. 'No soy una excepción. Mi familia es como tantas y tantas castigadas por la crisis'.

La anécdota. Segundo mitin en el que suena el himno regional. Ayer, el andaluz en Jerez de la Frontera. Y el pasado sábado el asturiano, en Gijón

La frase. 'Cuando Felipe González saca la chaqueta de pana es que a la izquierda nos va a ir bien'. Manuel Cárdenas, cabeza de lista al Congreso por Cádiz

 

Por primera vez desde octubre de 2000, cuando dejó la Coordinación General de IU, Julio Anguita dio un mitin en la ciudad en la que fue alcalde: Córdoba. Ante más de 500 personas, Anguita confesó ayer que volvía a comandar un acto público para pedir el voto de la formación que fundó hace 25 años ante “la inmensa gravedad del momento” y el “panorama pavoroso de la crisis de la civilización occidental”.

Desde su salida de la política activa, Anguita ha estado en segundo plano. Desde 2007 dedica “cada noche a estudiar la crisis”. Mañana viernes repite en Badajoz.