Público
Público

IU Extremadura no aclara si acatará la orden de la cúpula de Cayo Lara

La dirección regional prefiere resolver "por la vía interna" sus "diferencias de criterio" con Madrid // "La decisión de la abstención es la tomada, no hay nada nuevo", advierte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nuevo compás de espera. Vuelve el tiempo de la ardua y discreta negociación entre las direcciones federal y extremeña de IU. Ayer miércoles, tras la categórica resolución de la Presidencia Ejecutiva Federal en la que exigía a los tres diputados autonómicos votar “en contra” de la investidura del conservador José Antonio Monago, IU Extremadura apenas acusó recibo. Los parlamentarios –Pedro Escobar, Víctor Casco y Alejandro Nogales– se reunieron en Badajoz y sólo abordaron, según informó la federación en una nota, el reparto de tareas en el grupo parlamentario. Se preveía que hicieran un análisis de la situación y que no hubiera comparecencia posterior. Al final, ni lo uno ni lo otro.

La dirección regional indicó, ya a primera hora, que prefería resolver “por la vía interna” la “diferencia de criterios” surgida con Madrid. “No vamos a entrar en un pimpón de declaraciones y de elucubraciones con el federal que no llevan a ninguna parte”, aseguró a Público Escobar, también líder regional.

El diputado, sin embargo, sí dio algunas pistas de que las cosas apenas se han movido tras la intervención de la cúpula de Cayo Lara. “La decisión de abstenernos en la investidura de Monago es la tomada y no hay nada nuevo, de verdad”, afirmaba.

La dirección regional no quiere siquiera contemplar uno de los escenarios abiertos por Madrid el martes: unas elecciones autonómicas anticipadas. Unos nuevos comicios se producirían si el candidato del PP es rechazado con los votos en contra de PSOE e IU y si, a continuación, también es vetado el socialista Guillermo Fernández Vara por la suma de PP e IU. “Con la vía de los comicios, les proponemos una salida menos endiablada que la de votar al PP”, subrayaba un cargo de la máxima confianza de Lara.

Diego Valderas, coordinador de IU Andalucía, uno de los dirigentes más interesados en solucionar una crisis que podría pasarle factura en 2012 y uno de los barones con más ascendente sobre Lara, confesó sin ambages que cabe la opción de una nueva llamada a las urnas: “En las normas de Extremadura cabe la posibilidad”, apuntó, informa Ángel Munárriz.

'No queremos forzar elecciones anticipadas', afirma el líder regional

La vía crea urticaria en IU Extremadura. “No queremos ni forzar elecciones anticipadas ni una moción de censura”, dijo Escobar. “Sería un escándalo que los extremeños tuvieran que volver a las urnas”, afirmó uno de los dirigentes regionales implicados en las negociaciones. Confió en que Madrid y Mérida lleguen a una “salida honrosa”, que 'respete' lo dicho por las bases, que en un 75,10% se inclinó por la abstención. Discrepó con la exclusividad que se arroga la dirección federal en la política de alianzas: “No hemos pactado con el PP. Por tanto, no hay alianza que valga. A veces se torturan las palabras [de los acuerdos federales] para que digan lo que no dicen. Aquí no hay sanedrines”.

Madrid prepara el siguiente paso: formar la comisión mixta de las direcciones federal y autonómica con criterios de “pluralidad”. Empezaría a trabajar “no antes del lunes”. Aún hay tiempo, calman fuentes del aparato, porque la investidura de Monago será en la primera semana de julio (se manejan los días 4 y 5). Se intentará “convencer”, sin excluir sanciones. “La resolución del martes fue aprobada por el 93,7%. Deben pensar que algo de razón tenemos y que una parte de IU no puede imponer al resto su posición, ni cambiar un proyecto estratégico”. Ayer, Lara rubricó en Telecinco la misma demanda: que Extremadura “cumpla con la palabra” dada a los votantes. Por cierto que el coordinador federal irá cediendo su opinión sobre este asunto a Miguel Reneses, secretario de Organización y número dos de IU, para evitar su 'sobreexposición'. 

El coordinador federal insiste en que hay que 'cumplir con la palabra dada'

En Madrid se da como posible y oficiosa vía de escape “jugar a aprendiz de brujo”: lograr que Escobar y Casco voten contra el PP si Nogales se obstina en abstenerse. Ello quitaría a Monago la Junta, pues se produciría un empate (32 escaños de los conservadores frente a los 30 del PSOE y dos de IU y la abstención de Nogales). El aparato negó que buscase la división del grupo. También lo descartó tajantemente Escobar: 'No se contempla que uno juegue en equipo distinto, o que dos jueguen en equipo distinto, o cada uno en un equipo', dijo en una entrevista en la Ser en Extremadura, informa Efe. 

El PSOE extremeño, como ya vino haciendo desde el domingo, insistió en que ya no le caben más escenarios que el pasar a la oposición. Guillermo Fernández Vara aseguró que su partido no va a 'jugar' ni permitir que no haya nuevo presidente regional en julio. 'Quien tiene que resolver su lío es IU, porque no puede bailar un vals por la mañana y una polca por la tarde –aseguraba a este diario José Luis Lucas, secretario de Comunicación regional–. El pacto de PP e IU ya está sellado, y se manifestó el domingo con la votación del Consejo Regional y el martes, cuando el PP cedió la Secretaría Primera de la Mesa de la Asamblea. Hablamos de hechos consumados'. Su compañera María Ascensión Murillo, refrendaba la misma tesis: 'Que se explique IU. Pero desde luego, la posibilidad de elecciones anticipadas es una tremenda irresponsabilidad de IU, que en todo momento se dejó llevar por sus tripas. Votar a IU es votar al PP'. 

El martes, la Presidencia Ejecutiva Federal martilleó con una consigna clara: quienes deciden la política de alianzas son los órganos federales, y no los territorios. El artículo 7. a) 3 de los estatutos de IU, aprobados en la IX Asamblea Federal, en 2008, lo avala: “La aprobación, concreción y dirección de la política de alianzas en la medida que su naturaleza, dirección o contenido programático afecten a la coherencia del proyecto federal” es un poder de las instancias federales de IU.

El artículo 7. b) 5 indica que las federaciones pueden trabar acuerdos o alianzas con partidos “dentro de la coherencia, naturaleza y contenido programático del proyecto federal”. 

En los estatutos extremeños de 2009, en el artículo 32. d) se dice que la federación tiene la potestad de 'establecer la estrategia, línea política, organizativa y de alianzas en el conjunto de la región'.