Público
Público

IU de Madrid maniobra para apartar a Inés Sabanés

Adelanta a esta semana el proceso para elegir su cabeza de lista para las autonómicas de mayo de 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta hace unos días, cuando la prensa preguntaba a la dirección de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid (IU-CM) por sus candidatos a las autonómicas y municipales de 2011, respondía con un “Vuelva usted mañana”. En otras palabras, que no era el momento. Que todo quedaba para 2010. Pero ahora esa misma dirección ha decidido agilizar el proceso. Quiere que antes de fin de año estén designados los candidatos a la Presidencia de la Comunidad y a la Alcaldía de la capital.

La aceleración de los trámites supondrá también el descabalgamiento, casi con toda seguridad, de la hasta ahora portavoz de IU en la Asamblea regional y candidata en los comicios de 2007, Inés Sabanés, una de las caras más conocidas de la política madrileña desde 1999 (entonces concurrió a la Alcaldía de Madrid por primera vez) e histórica rival del sector mayoritario de IU-CM.

El camino se queda en principio expedito para el coordinador regional, Gregorio Gordo, y para el actual líder de la federación en el Consistorio, Ángel Pérez. Todo esto se explica por la correlación de mayorías y minorías existente en IU-CM.

La clave reside en un documento, el Borrador de calendario y normas del proceso electoral 2011, al que ha tenido acceso Público. El escrito, de seis folios, precisa el itinerario de aprobación de las candidaturas por los diferentes escalones de dirección. La Comisión Ejecutiva –este mismo jueves– y la Presidencia Regional –el 4 de noviembre– darán el visto bueno al calendario y las reglas. El 2 de diciembre, la Presidencia propondrá los cabezas de lista y finalmente será el máximo órgano, el Consejo Regional, el 11 de diciembre, el que refrende los nombres. Para más adelante, para la primavera de 2010, se compondrá el resto de las listas. Y en enero de 2011 se prevé ratificar el programa definitivo regional y municipal.

La maniobra se ha conducido con el máximo secreto. Fue este viernes cuando el sector mayoritario de IU-CM –que abanderan Gordo y Pérez– planteó a la minoría –a la corriente de Sabanés y al PCE– la posibilidad de acortar los plazos.

La sorpresa cundió. Sobre todo porque colisiona con el discurso de IU. Cuando este verano el PP confirmó a Esperanza Aguirre y a Alberto Ruiz-Gallardón, y los socialistas madrileños rogaron a la dirección federal que eligiese a sus candidatos en otoño, IU defendió que no habría prisas. “El proceso de IU será claramente democrático de abajo arriba, de ratificación de los afiliados, nunca un proceso digital y jerárquico de arriba abajo”, sentenció el 23 de junio Miguel Reneses, miembro de la mayoría y secretario federal de Organización.

Ahora la paz interna en IU-CM puede embarrarse. Varios dirigentes han hecho una lectura unívoca: que el ala mayoritaria quiere “precipitar, y con malas artes”, la caída de Sabanés para lanzar a sus candidatos, Gordo y Pérez. Lo puede hacer sin llevarse disgustos: controla el 60% de IU-CM y no encontraría obstáculos de la dirección federal. Cayo Lara prefiere no interferir en las federaciones, igual que ha subrayado que la confección de listas se debe dejar para más adelante.

La mayoría tendría el tiempo a su favor. Todo lo contrario que en 2007, cuando promovió para las autonómicas con poca antelación a Gordo, entonces no muy conocido. Al final, la mediación del que era el coordinador general, Gaspar Llamazares, y su equipo más próximo, resultó determinante para colocar a Sabanés de número uno a la Comunidad. Los comicios elevaron de 9 a 11 las actas de IU –la Cámara tiene 120 escaños–, pero aquel episodio generó una crisis interna demoledora que hoy nadie quiere repetir.    

Las razones son otras para el ala mayoritaria. Lidia Fernández, coordinadora del Área de Comunicación y Electoral, explica que existía “un acuerdo de todos para separar la elección de listas, ligándola a la campaña de alternativa social a la crisis”. ¿Por qué las prisas? “Nos hemos dado cuenta de la necesidad de hacer campaña electoral cuanto antes, para explicar nuestra propuesta en la calle, visto el poco espacio que nos dedican los medios. Ahora veremos qué deciden los órganos”.

Fernández niega que hayan influido “factores externos”, como la polémica con Caja Madrid, o la urgencia por colocar a Gordo en primera línea de salida. “No vamos a hablar de nombres. Se podrán presentar todos los aspirantes que quieran”. Fuentes de la mayoría, no obstante, “no descartan en absoluto” que Gordo y Pérez sean los aspirantes que promocionen.

Hay un paso más que muchos ya anticipan: que Sabanés deje la portavocía en la Asamblea. Fernández lo desmiente: “No es ese el debate”. Con estos mimbres, prevé “un proceso electoral tranquilo”. Pero eso, hoy por hoy, no todos lo dan por garantizado.

 


El Consejo Político Federal de IU aprobó este verano las nuevas normas de gestión de censos, que incluyen “la renovación de la ficha de adscripción a IU”. El compromiso es que haya nuevas listas de afiliados en enero de 2010. Algunos dirigentes de IU-CM creen que la mayoría ha acelerado la elección de candidatos para trabajar con los actuales censos, que juzgan “inflados”. Podrían distorsionar los resultados, añaden, si hubiese primarias. La mayoría niega desajustes en los registros.

Algunos cuadros de IU sostienen que elegir candidatos ahora choca con la refundación en la que está inmersa hoy IU, una revolución de abajo arriba. Fernández señala que ambos procesos “corren en paralelo, sin cortocircuitarse”.