Público
Público

IU reivindica su ADN verde desde su fundación en 1986

Lara asegura que el PSOE no es ya ni "mínimamente socialdemócrata"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Le ha cogido gusto Izquierda Unida al Tengo una pregunta para usted. Importó el formato de TVE en las pasadas autonómicas y municipales del 22 de mayo, en Málaga. Y ayer viernes se propuso implantar el marco de mitin interactivo de aquí al 20-N. Por lo pronto, el equipo electoral preparó un 'ensayo general' de una fórmula que vendió como 'nuevo tipo de acto de campaña' en Cercedilla, un pequeño pueblo de la sierra madrileña y próximo a Collado Villalba, donde Ascensión de las Heras, la número dos de Cayo Lara por la Comunidad, ejerce de portavoz desde 2007.

La idea de IU es 'abrir los mítines a la Red con todas las consecuencias' y explicar pedagógicamente el programa electoral. Que los simpatizantes pregunten en el acto, en directo, y que los internautas manden sus inquietudes a través de las redes sociales con el hashtag #Cayocontesta.

Reitera que hizo una 'oferta sincera' de pacto a Equo que Uralde rechazó

Claro que todo experimento tiene contraindicaciones. Y el ensayo resultó algo desorganizado –los oradores subían y bajaban del atril, ante el desconcierto propio y ajeno– y la traslación de un mensaje del día, algo difusa. Porque ayer era la jornada en la que la federación lucía con orgullo la chapa de formación también ecologista. 'IU nació como fuerza verde en 1986', en esa misma sierra madrileña, reivindicó en el arranque De las Heras: Lara remontó la eclosión de la faz verde a los tiempos de Karl Marx. 'Si hoy se hubiera redactado el Manifiesto comunista, no se habría hecho al margen del calentamiento del planeta'. IU tenía otra razón para enfatizar su cara ambientalista: la firma para el 20-N de una coalición con otros pequeños partidos ecologistas.

Total, que la pulsión verde de IU no nació en esta campaña, se venía a decir. Tanto subrayado, no obstante, no podía soslayar otro elemento: la aparición de Equo. Por ello, le preguntó a Lara, vía Twitter, @Neredar. ¿Qué diferencias 'vitales' había para que IU no hiciese 'frente común' contra el 'PPSOE' con UPyD y la formación de Juan López de Uralde? Con Rosa Díez, dijo el candidato, le une apenas la defensa de una Ley Electoral más justa, porque 'lejos' están 'desde el punto de vista ideológico'. A Equo, recordó, IU le planteó una 'oferta sincera' de convergencia que Uralde rechazó. 'Pero creo que debemos caminar en el futuro hacia toda la unidad de la izquierda anticapitalista para hacer frente a las políticas neoliberales', dijo.

Joan Oms, portavoz de Los Verdes, cuidó menos la corrección: 'Han fundado otro partido, mal aconsejados'.

Sobre el CIS: 'Viene bien a veces una alegría en casa de los pobres'

Lara, ayudado de Oms y De las Heras, desgranó algunas propuestas de IU: cierre de las nucleares y apuesta por las renovables, lucha contra la depredación del territorio, combate al modelo especulativo... Y hasta toros: la federación no lleva en su programa la prohibición de las corridas, pero sí el fin de las subvenciones públicas.

Pero el candidato no podía pasar por delante del CIS: ocho diputados con ICV, frente a los dos de hoy. Serían 21 con una Ley Electoral más 'justa', protestó. 'Viene bien que de vez en cuando tengamos una alegría en casa de los pobres', aseguró, ufano aunque cauto, porque al PP –'es más de lo mismo, otra vuelta de tuerca más'– se le augura una mayoría absolutísima. Lara insistió en que las urnas siguen 'vacías' y que nada es inevitable, ya que hay 'demasiada incertidumbre'. '¿Por que no hay un milagro laico y le damos la vuelta a las encuestas?', replicó a @Martin_Checa. Por ello IU se volcará en los indecisos y en los descontentos con el PSOE. Partido con el que, no obstante, cabe pactar en lo concreto, aunque hoy haya que 'hacer un esfuerzo intelectual muy fuerte' para ver tras sus políticas un proyecto 'mínimamente socialdemócrata'.

Al Tengo una pregunta (sin la frescura y espontaneidad del programa de TVE) siguió el mitin más clásico, así que el conjunto se hizo a ratos lento y largo de más, y el discurso, deslavazado. Tiempo de sobra para desbrozar otras partes del programa –empleo, bancos, pobreza, servicios públicos– ante las 300 personas que llenaron el polideportivo municipal de Cercedilla. El candidato recibió una buena acogida, aunque sin pasarse. Tal vez por el intenso frío que hacía fuera... y dentro.


La defensa de unos servicios públicos de calidad está en la génesis de IU. Nada baladí en época de recortes. Por eso ayer por la mañana Lara se acercó al Hospital Severo Ochoa de Leganés. Defendió una de las propuestas del 20-N: subir un punto la inversión destinada a la sanidad: del 5,7% al 6,7% del PIB.

Lara se reunió con trabajadores y facultativos del centro, “represaliados” por Esperanza Aguirre por defender una muerte digna. Fue el llamado caso de las sedaciones, cuando la Comunidad de Madrid destituyó en 2005 al doctor Luis Montes, coordinador de Urgencias del hospital, por supuesta 'mala praxis en la administración de fármacos'. La causa fue sobreseída. Después, el candidato, y ya a las puertas del Severo Ochoa, condenó a los que quieren “privatizar la sanidad pública y convertir un derecho en un negocio”.